¡BIENVENIDOS AL BLOG DEL TALLER LITERARIO DESPERTARES!

Bienvenidos al blog del TALLER LITERARIO DESPERTARES de la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso" de Morteros, Córdoba, República Argentina.

Este blog se inicia el 14 de junio de 2011 para publicar los trabajos de los participantes del taller, que funciona en la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso".

Ilustración de la cabecera: "El desván de la memoria" de José Manzanares, creador de sueños, artista plástico de Linares, Jaén, España.

Seguidores

.

viernes, 29 de enero de 2016

291. La estructura narrativa clásica



Existen muchas maneras de estructurar una novela, un cuento, un guion de cine, un texto teatral o incluso un cómic, pero, sin lugar a dudas, la más usada es la denominada estructura narrativa clásica. Fue estudiada ya en la Antigua Grecia, hace más de 2000 años, y de ahí su nombre. De ella vamos a hablar aquí.




Estructurar una narración significa establecer una relación entre las distintas partes del relato de manera que resulte sólido de principio a fin: que cada eslabón esté en el lugar adecuado, ocupe la extensión que le corresponda y cumpla su función. Si no estructuramos nuestra narración o no la estructuramos bien, no se entenderá, se vendrá abajo, aburrirá o todo a la vez.

Por ejemplo, en el cuento Caperucita Roja, que seguro conoces, primero se nos cuenta cómo la madre de Caperucita envía a su hija a casa de la abuelita, luego cómo Caperucita se encuentra con el lobo, luego cómo el lobo llega el primero a casa de la abuelita... Todo sigue un cierto orden, y ello permite que el interés no decaiga.

Pero imagínate que antes de que el lobo mate a la abuelita, se nos contase cómo el leñador mata al lobo. ¿Qué pasaría? Pues que el relato perdería toda su consistencia. Igualmente, si el relato se entretuviese durante 20 páginas en explicar cómo el lobo, mientras espera a Caperucita, inspecciona la decoración de la casa, el relato perdería su unidad.

La estructura narrativa clásica es una forma sencilla de organizar y conjuntar una narración. Es aplicable a historias que cuentan con un único protagonista y una única línea de sucesos. Consta de tres partes, que son las siguientes: planteamiento, desarrollo y resolución.
La estructura narrativa clásica


Seguro que los nombres te suenan. Tambien podemos llamarlas Presentación, Nudo y Desenlace, o Primer acto, Segundo acto y Tercer acto. Veamos en qué consiste cada una:

Planteamiento
Ocupa la primera parte del relato, y en él contamos todo lo necesario para situar al lector: dónde transcurre la acción, cuándo transcurre, quién es el protagonista y en qué situación se encuentra. Además, explicamos qué acontecimientos provocan que la normalidad en la que vive el personaje quede alterada. El planteamiento suele ocupar, aproximadamente, una cuarta parte del total de la obra. 

En el ejemplo de Caperucita, en el planteamiento se nos cuenta que Caperucita es una niña que vive con su madre. Un día, la madre envía a Caperucita al otro lado del bosque con una cesta para su abuelita. La madre le pide a su hija que no se entretenga por el camino y que no hable con desconocidos. Caperucita, como niña que es, marcha despreocupada. Entonces aparece el lobo.

Desarrollo
El desarrollo ocupa el tramo central del relato, y en él contamos cómo se suceden los acontecimientos desde que la normalidad en la que vive el protagonista queda alterada hasta que el asunto está a punto de resolverse (ya sea a su favor o en su contra). El desarrollo suele ocupar, aproxidamente, dos cuartas partes del total de la obra.

En el ejemplo, el lobo engaña a Caperucita, llega él primero a casa de la abuelita, la mata y se disfraza de ella. Caperucita llega a la casa y nota algo raro en el aspecto de su abuelita, pero antes de que pueda reaccionar, el lobo se lanza sobre ella y se la zampa. ¿Es el fin de la niña?

Resolución
Finalmente, en la resolución, último tramo del relato, contamos cómo termina la peripecia del protagonista y mostramos la situación en la que quedan los personajes tras la experiencia sufrida. La resolución suele ocupar, aproximadamente, un cuarto de la obra.

En el ejemplo, un leñador oye los gritos de auxilio de Caperucita, acude a la casa, mata al lobo y rescata a la niña, que puede volver con su madre sana y salva. La pobre abuelita descansa en paz, y Caperucita aprende (y el lector también) que conviene tener cuidado con los desconocidos.


Una vez conocemos la estructura narrativa clásica, podemos modificarla según nos convenga. Por ejemplo, podemos recurrir a las técnicas in medias res e in extrema res. También podemos contar una historia dentro de otra, cada una con sus tres actos, de manera que la obra ya no tenga tres partes sino seis: dos planteamientos, dos desarrollos y dos resoluciones. Pero esto es ya material avanzado.

http://www.tallerdeescritores.com/la-estructura-narrativa-clasica.php

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...