¡BIENVENIDOS AL BLOG DEL TALLER LITERARIO DESPERTARES!

Bienvenidos al blog del TALLER LITERARIO DESPERTARES de la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso" de Morteros, Córdoba, República Argentina.

Este blog se inicia el 14 de junio de 2011 para publicar los trabajos de los participantes del taller, que funciona en la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso".

Ilustración de la cabecera: "El desván de la memoria" de José Manzanares, creador de sueños, artista plástico de Linares, Jaén, España.

Seguidores

.

jueves, 15 de diciembre de 2011

63. FANTASÍAS


Ella inventa el año y el día
de cielo claro y luna que guía.
Todo amor es fantasía…

En sus espacios, ríos de pasiones.
En sus tiempos, tierras de colores.
En letras de rosas, está la rosa.

Con su locura, ella inventa la vida.
Inventa la vida…
¿Cuántas aguas recorrieron sus playas?
Como fecunda magia de presencia infinita.

En mi nombre, se nombra…
En mi piel, se siente…
Sálvate en la tierna espesura del alba que te alumbra.
Arráncame de la inefable fantasía de creer en ti.
Marcelo E. Pavese

sábado, 10 de diciembre de 2011

62. EL ESPEJO

El espejo con su mirada sensible, me devolvía la cara oculta de un laberinto mágico, donde todos los destinos confluían en un solo hombre…



Marcelo E. Pavese

jueves, 8 de diciembre de 2011

61. CONEJO & CÍA.

Peter rabbit de Beatrix Potter

De un daguerrotipo viejo
saltó un risueño conejo.
Se fue a esconder muy lejos
o en el fondo de un espejo.

Él cree que inventa el día
y que todo es fantasía.
No se equivocó todavía,
apesta a sabiduría.
Imagen de Beatrix Potter (1866-1949)

Un pez muy tonto del río
tenía un aire sombrío.
Luego se armó un gran lío
cuando apareció su tío.

Era un loco hablando a gritos
con un corazón marchito.
Se acercó muy despacito
como haciéndose el chiquito.

Llegó saltando en pañales
un tonto haciendo señales.
Trajo a las fuerzas policiales
y olvidaron los modales.

El pez mojó algunas cosas,
el loco ofreció una rosa,
y el conejo tomó una gaseosa.
¡Qué policía ruidosa!

¡Todos quedaron contentos!
¡Crean que yo no les miento!




Imagen de Helen Beatrix Potter










Marta Alicia Pereyra
Morteros, 06-12-11



domingo, 4 de diciembre de 2011

60. Héroe - Il divo

59. Pequeños silencios




Grilletes de dulzura en un espacio.
La grácil melancolía dormita de a ratos.
Viven silencios…

Silvia Herrera

58. ERES


-Eres hermosa como una rosa;
linda, al trasmitir tu dulzura
como si fueras una mariposa.
También eres cariñosa,
ya que te entregas totalmente a mí
con toda la ternura.

Por eso respondo:
-Eres como el sol,
que ilumina mi corazón.
Los dos juntos
descubrimos un mundo de ilusión
donde experimentamos el deseo del amor.



 Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 04/12/2011


miércoles, 30 de noviembre de 2011

57. CLARO DE LUNA (Beethoven)

56. ALGUNO





Alguno te abrazó y sus brazos no extendió.
Alguno te miró y sus ojos no abrió.
Alguno tu camino cruzó…
Alguno te habló y ninguna palabra pronunció.
Alguno descubrió alguna estrella con vos o sin vos.
Alguno nunca nació.
Alguno nunca murió.



Marcelo E. Pavese





lunes, 28 de noviembre de 2011

55. DÉJEME ABRAZAR UNA MÍNIMA ESPERANZA...



Déjeme abrigar una mínima esperanza,
hasta que la encuentre toda.
Hasta el final del camino le pediría
una mínima sonrisa de consuelo
y cuando llega al fin la noche,
darle las gracias porque está allí.
Déjeme abrazar una mínima esperanza.
Una mínima sonrisa de consuelo,
hasta que encuentre mi paz.
Una caricia mínima de amigo.
Déjeme abrazar una mínima esperanza
Ya sé que somos egoístas, pero,
abriguémonos de bien y lo estaremos.



Silvia Herrera

domingo, 27 de noviembre de 2011

54. MAR

Mar de dulces gotas y embriagados horizontes.
Mar de serena quietud y tempestivos vientos.
Mar de cielos y de infiernos.
Mar azul.
Mar verde.
Mar rojo, de rojos corazones...
Mar de fuego.


Marcelo E. Pavese

domingo, 20 de noviembre de 2011

53. FELICES FIESTAS

Otro año que se va
  Llegan nuevas ilusiones
         Con mágicos sueños
                 Hechos canciones.

Te deseo, en la Navidad
    mucha Paz y Prosperidad
             Y para el Nuevo Año
                  Armonía y Felicidad.


Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 20/11/2011


viernes, 18 de noviembre de 2011

52. Las vivencias de la rosa

Donde están las páginas está la rosa
ella me parece muy cariñosa
en momentos lúcidos de romances
amores y encuentros con enlaces.
En otros sueños de alegría
preparas cosas, en el día.
Te miras al frente del espejo
como buscando tu reflejo.



51. AMOR DE UTOPÍA

Tú creas la magia, todavía
esta llama es utopía
como loco, cantando a gritos
entre páramos.
La paz más linda del mundo
la descubres en lo profundo
y sientes el amor desconocido
cuando pasa y queda lo prohibido.




































































































































































































































 Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 18/11/2011


miércoles, 16 de noviembre de 2011

50.TODOS APRENDEREMOS EN EL TIEMPO

49. AMANECER (Canción de M. Pavese)


Mira tu corazón,
cambia tu mirada.
Todo está en el más allá…
Solo estarás
en el tiempo
porque llegó el momento de cambiar.
Solo nos queda
el cambio…
y nada más.

Mira a tus hermanos
y la música en sus almas.
Solo así aprenderás.
La vida te espera…
porque en ella está el cambio.
Búscala con amor.
Encuéntrala y mírala,
ella te tomará,
te llevará
en su corazón.
Búscala…
y mírala…
Solo en el amanecer,
en el amanecer
la encontrarás…

Marcelo E. Pavese

48. PREMIOS PARA NATALIA JULIETA MANDRILE Y MARTA ALICIA PEREYRA

BIBLIOTECA POPULAR "ALAS"  DE LA LOCALIDAD DE VILLA TRINIDAD,
SANTA  FE,  ARGENTINA
Publicado en el Facebook de la Biblioteca Popular "Alas" de Villa Trinidad, prov. de Sta. Fe, Rep. Argentina el 16-11-11. http://www.facebook.com/biblioalas


El día viernes 11-11 a las 19:30 horas, se premiaron a los participantes del concurso LA ZONA SE TIÑE DE ALAS. Estos son ellos:

Narrativa de 0 a 6 años
Sala 4 Turno Tarde – Seño: Nicolasa Ybarra – Un día de Primavera
Sala 3 turno mañana – Seño: Angélica RodrÍguez – Lio nuestro amigo

Narrativa de 7 a 14 años
1º Premio - Tomás Mira – los cinco lobos y el hermano perdido.
2º Premio - Lucas Rodriguez – Raimundo ladrón de auto.

Narrativa - Mayores de 21
1º Premio- Mi naufragio – Marta Alicia Pereyra de Dall Agata - Morteros
2º Premio - La primavera quiere llegar – Natalia Mandrile - Morteros


Poesía de 7 a 14
1º Premio - Martín Castro – Se fue el amor
2º Premio - Brenda Acosta – Un día primaveral

Poesía de Mayores de 21
1º Premio - El ojo – Natalia Mandrile - Morteros



GRACIAS A TODOS ELLOS Y A TODOS LOS PARTICIPANTES.



lunes, 14 de noviembre de 2011

47. SOBRE EL AMOR

Entre tus labios,
dormitados de sueño
sienten mis ojos.

Como los astros
encendidos de fuego
piensan mis manos.





Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 14/11/2011

46. OCASIONES

corazón
Cuántos momentos,
sin dulzura paciente
de tus palabras.
Tantas nostalgias,
de instintos fugaces
que se escaparon.
Mañanas de sol,
apagadas de amor
cenizas sin flor.
Mágico encuentro,
corazones al viento
estás contento.
La emoción paso,
en heridas calientes
así te encuentras.
Aunque al final,
resuelves sincerarte
con otro arte.
Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 14/11/2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

45. Sentimientos (Inclusión de versos ajenos)

Imagen de Alicia Campos Masso


Gimen canciones redondas
como sueños sin rumbo.
En casas desconocidas
te sientes en otro mundo.

Buscas estrellas perdidas,
en el umbral de tu vida

pasan las horas y el día
cuando encuentras la alegría.

Piensas en el tiempo...
¡Ya llegará el momento
si me decido!



Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 13/11/2011



jueves, 10 de noviembre de 2011

44. Decoraciones

Imagen de José Miguel Román Francés, pintor español nacido en 1950.






En la casa se pintaba de plantas
entre el chisporroteo de canción
—“¿Pone, Señora, jarrones con calas?…”
susurraba la boca su emoción.

El momento de las decoraciones
cambio el hogar para mejor calidad
y brilla la luz en cada oscuridad
como luciérnagas de sensaciones.

Mañana soleada, fresca y tierna
amorosa pasa sobre mi pierna
de aquel instante y mágico encuentro.

Te ofrezco mi tiempo con mi corazón
y espero que crezca por la ilusión
estás siempre conmigo desde adentro.




Natalia Julieta Mandrile
Morteros,09/11/201

jueves, 3 de noviembre de 2011

43. El fantasma

El fantasma

Estuvo medio año en busca del lugar apropiado. Pedro quería una solitaria y verdadera aventura de terror. Él, era un aburrido estudiante de arquitectura, que tenía como trabajo extra, unas columnas gráficas muy bien pagas. Estando libre de refugiarse a placer, por medio año en el sitio que prefiriese. Desde allí empezaría a escribir algo nuevo e interesante. Algo que le llamaba la atención eran las mansiones, casonas y castillos con historias tétricas y cosas así.
El taxi, lo dejó cinco kilómetros debajo de donde sería la portada. La sombría montaña rodeada por una muralla de piedra caliza le dio la bienvenida, con mucha vegetación en la cima y a lo lejos se divisaba el gran castillo.
Llegó con el día, la única entrada era un gran pasadizo arqueado y macizo de cemento, como un túnel, que, se iba haciendo angosto a medida que seguía adelante, hasta llegar a un puente que lo dejaba entrar a un parque abandonado, siempre en dirección al castillo.
En el camino, lo acompañaban los sonidos naturales y las fragancias de las flores silvestres, siendo duro y empinado por momentos.
Un hilo de agua bajaba en zig zag jugando con las piedritas de distintos tonos y formas, quizás anteriormente estos líquidos eran aprovechados para regar y llenar las fuentes de mármol con ángeles de piedra esculpidas preciosamente que lo acompañaron abajo, en otro sector de ambos lados, donde no había demasiados árboles, también una variedad de pajaritos grises muy pequeños con un canto melodioso que lo asombró, porque no se asustaron a su paso y además empezaba a ver distintas inscripciones de advertencias hechas no hace mucho en letra grosera sobre piedras, se podía leer: NO SIGA, OJO, CUIDADO PELIGRO, que le sumaron entusiasmo.
Se sentó un rato a tomar de la botella de agua que estaba algo caliente, se puso nuevamente la mochila y siguió entre unas enormes piedras derrumbadas que impedían su paso, escaló forzosamente hasta lograr pasar del otro lado, un camino de adoquines rosados, lo condujo perplejo a cada paso con las extrañas figuras en donde se apreciaban, sirenas, hipocampos , delfines y otras; que se iban deformando a medida que se acercaba al castillo, por ejemplo una hada, en diez distintas etapas mutándose hasta llegar a ser una araña, el delfín, terminó siendo una serpiente y todos así, mostrando una metamorfosis horrible y magnífica.
Tal como lo descripto, Pedro esta vez se sentía satisfecho de tener medio año pago allí, le daría muchísimo material para trabajar. El lugar, era casi desconocido. Sólo un nieto del abogado de la antigua familia que se decidía a rentarlo por tercera vez, pero esta vez, advirtió la fatal consecuencia posible.
Pedro, igual prohibió que lo molestaran, hasta terminado el contrato. Nadie mas que él, sin luz ni teléfono y con lo mínimo. Una habitación en el castillo abandonado, únicamente lo acompañaría “gratuitamente”, el fantasma del corazón ausente.
Al llegar, antes de ingresar al patio del frente cruzó una pequeña cerca de madera casi deshecha, añeja, aunque era una madera dura el tiempo la transformó como de corcho. Desenganchó la puertecita y atravesó directo a la puerta principal, buscando entre sus ropas la llave, la sostuvo impaciente y abrió.
El castillo, construido totalmente de piedra, frío, vacío e inmenso. En la parte de abajo, seis columnas de mármol de la sala imponente y al final una escalera que se dividía haciendo un precioso palco, los pasillos bifurcaron hacia las habitaciones del primer piso. Primero, recorrió toda la parte de abajo, llegando a la gran cocina que se conservaba amueblada y donde encontró un manojo de llaves, una, del primer piso, según el ala y así sucesivamente. Hoy tendría que descubrir su habitación que daba del lado con vista al río oscuro.
Observó los cortinados muy raídos, sin color como acartonados de polvo y los abandonados muebles que conservaban su buen gusto, pero, llenos de moho por la humedad donde se encontraban o despintados y ajeados por el sol en otros sectores, un verdadero tesoro desperdiciado. Pedro, no podía entender porque habrían dejado todo así.
La historia, cuenta que a un caballero en una de las tantas fiestas del castillo se lo encontró tendido en su habitación aún con vida, agonizaba, sus últimas palabras fueron: soy una tumba vacía, quien lo encontró dijo: que, se habría referido tal vez a que le habrían arrancado el corazón, seguramente un desamor, pues imposible que siguiese vivo literalmente sin su corazón, tres días más tarde de ese hecho, el muerto se le presentó a la joven hija de la acaudalada familia y recuperó el corazón. Quedó ésta muerta, sin el suyo y así en cadena fueron sucediéndose las horribles y fatales mutilaciones.
Esto ahuyentó a los demás integrantes con sirvientes y todo. Se dijo que un sirviente sustrajo algunos objetos de la casa, pero pereció misteriosamente en los jardines aplastado con unas rocas. Desde entonces se cree que nadie pasa por aquí y que está maldito todo.


Pedro, encontró su habitación que estaba provista de la más completa biblioteca, algo insólito pues los libros no tenían nada de polvo, el cuarto era enorme, podría decirse que era tan grande como su apartamento, un juego de grandes sillones revestido de piel atigrado en blanco y negro lo deleitó, los cortinados de lino níveo que sutilmente se movían con la brisa que soplaba pura, desde el gran ventanal, un enrejado que conservaba su pintura como recién pintado, verde eucalipto, además, dos medianas gárgolas de piedras dormitaban del lado de afuera cuidando el cuarto, la cama antigua con altísima cabecera de bronce platil muy oscura, decorada con un sinnúmero de ribetes exquisitos con escudos y letras ilegibles de tanto decoro, pues no distinguía si era una f ó s , ó podría ser otra, la terminación era rara sus patas, similares a las de un león. La cama, vestía un cobertor de paño muy suave, casi aterciopelado color mostaza, con sábanas de un género traslúcido con exagerados volados que tocaban el suelo.
Por un momento pensó en lo egoísta que era, por no haberla invitado a su novia. Él era casi un ermitaño, casi, porque su otra partecita de estaba con Rosalía y aunque jamás se lo decía él la amaba, pero era egoísta en aventurarse allí.
Por un instante pensó que todo estaba preparado con anticipación para el recibimiento en su estadía, pero luego recordó las últimas palabras del abogado “Hace mucho que nadie se acerca, es por precaución”. Le pareció un truco muy bueno y astuto. Con su cámara, fotografiaba y filmaba cada detalle e iba grabándose simultáneamente para no olvidarse nada. El baño continuo tenía una bañera con grifos dorados, muy blanca y cubierta hasta el tope de agua; con pétalos de flores con varios colores, el dulzor de su aroma lo adormecía y adivinó no estar solo, pues el agua estaba tibia, pero el trato era solo, no que lo asusten. De inmediato buscó el teléfono y llamó:
— Hola, Necesito hablar con su jefe por favor., de parte de Pedro Ramírez Tosco
— Si, ya le doy — una voz aguda-
— Hola, Si, Sr. Tosco ¿Qué se le ofrece?
— Sí, acá llegué bien pero… ¿Usted contrató a alguien para que me atienda?
— No Sr. Pero le advertí de esa presencia… usted la pagó. ¿Se entiende? Es más, si sobrevive el tiempo de contrato, lo dejaré vivir gratis cuanto guste. Su empresa me pagó más que bien y nadie ya lo quiere al castillo, pero si sobrevive en él, quiero hacer un hotel—le dijo la voz del teléfono.
—Gracias, disculpe y le tomo la palabra—amenazó Pedro.
Con preocupación salió de la habitación, y nada, ni un alma.
El gran espejo de la pared que lo llevaba abajo algo arruinado, le dejo ver el siguiente cuarto que se encontraba abierto, tenía una puerta de dos hojas con postigos de vidrios ámbar, algunos rotos, tal vez, por el viento que era constante ó alguna tormenta, quién sabe, el lugar estaba totalmente desordenado había maletas con restos de ropas muy rotas hecha harapos, zapatos con tacones, tirados a un costado de una cama estilo albanesa oscura con el colchón lleno de polvo, hojas, excrementos de las palomas que entraban y salían ya que en ese cuarto no había rejas ni tejidos. Era normal, ese cuarto tanto tiempo abandonado pero, le preocupaba el suyo. ¿Quién estaba con él, será el fantasma? la noche se venía y preparó las luces, primero echaría un vistazo más por el lugar.
Bajó y hasta la inmensa cocina, tenía dos salidas laterales una daba al patio donde se veían de lejos un monte de frutales diversos, que, sin cuidado mostraban sus desprolijos gajos algunos secos pero con abundantes frutos cítricos, entre, pomelos, limones y se apreciaban más en abundancia, unas pequeñitas mandarinas que desbordaban a sus plantas, del otro lado, un balcón con un sendero que iba al río que pasaba casi galopante. Pedro, arrojó una ramita y viendo como las aguas no tan profundas la llevaba se hizo para atrás para no mojarse, hacía un frío otoñal.
Al volver, fue por unas frutas siguiendo un caminito de piedras que lo llevó hasta el cementerio, se hacía oscuro muy rápido al volver lo miraba un paisaje negro que logró fotografiar, ya no podía ver el suelo, pero si, las siluetas de los árboles que silenciosos lo protegieron hasta la puerta.
Busco lámparas de aceite que estaban a la mano y se dirigió al cuarto muy despacio. Al llegar, el tintineo del teléfono lo asustó, al verlo era un mensaje de su novia:
— Mañana, tal vez si puedo y averiguo donde estás, voy. Rosalía.
Al querer devolver la llamada se dio cuenta que el teléfono no respondía, intentó dos o tres veces y nada, ya era preocupante, al mirar por la ventana no lograba ver las gárgolas, estaba aterrado cerró la puerta y colocó una mesa pesada además para trabar, por si acaso. Una sombra del otro lado golpeó tres veces.
— ¿Quién? — preguntó aterrorizado, sin recibir respuesta esperó sentado, algo alejado de la puerta.
Ya a las dos de la mañana, el silencio se instaló, buscó un libro para ojearlo tan solo evitaba dormirse, un ruido seco tapó la luz clara que venía de la luna observando que eran las gárgolas, ahora, gigantes de piedras. En pánico, encerrado, con la luz de las lámparas expectante y luego nada, una nada muda, escalofriante, tanto, como la incertidumbre que le expandía su sienes. Luego de un larguísimo tiempo casi agotado pensó que era solo eso, un susto y sólo esa sensación que había buscado.
Ya concluía las cinco de la mañana y dijo:
_ Este fantasma ya se fue.-respiró hondo, y se durmió, hasta que nuevamente las gárgolas se movieron, las ventanas se cerraron, la mesa chilló cuando sola se corrió a su lugar, en la cama esperó con los ojos tan abiertos que parecía no tener párpados, las luces se apagaron, una voz de ultratumba, de agonía repitió una y otra vez.
— ¡Soy una tumba vacía! ¡Soy una tumba vacía!—con el sollozo y enojado reclamó.
— ¡Me robó el corazón desgarrando mi pecho!—otra vez la voz.
Asustado busco y logró prender la lámpara, al no ver a nadie se desorientó, la puerta se cerró herméticamente y por el ojo de la cerradura lo veía con un guiño amenazante de la llave que trababa.
Un día sin dormir, encerrado, y ahora a oscuras, no quiso darse por vencido pues decían que: “cuando se dormían el fantasma le arrancaría el corazón”, miedo, terror, no sabía si estaba despierto cuando cayó sin vida detrás del silencio, entonces él era una tumba vacía, ya no tenía corazón.
Rosalía logra averiguar su paradero e intenta darle una sorpresa.
Al llegara a la habitación guiada por las luces encendidas, luego del largo trayecto, se bañó en la fragante bañera y esperó a que Pedro llegara, era de tardecita, estaba agotada y quedó dormida. De noche se despertó al escuchar a Pedro con su lamentoso y escalofriante sollozo, comprendiendo que todo era cierto, se conmueve triste y atemorizada ante el pedido constante que le dice:
— ¡Me robó el corazón, desgarrando mi pecho!
__ ¿Sabes Pedro, que ya te lo he dado, es tuyo? ¡No me lo arranques, mi corazón es tuyo!— dijo ella.
El fantasma de Pedro cobra cuerpo, de un azul fosforescente, la figura del muchacho se le acercó, la besó luego, se retiró y le perdonó la vida. Ese perfecto amor de Pedro por Rosalía diluyó la maldición.
Silvia HERRERA

martes, 1 de noviembre de 2011

42. UN SECRETO ENCANTADO




         En una noche de horror la tierra empezó a temblar y trajo consigo el lamento de muchas almas desoladas en medio de la más espeluznante tempestad, con tumbas que naufragaron por las aguas que corrían en las calles, nadie se explicaba cómo pudieron salir del cementerio.
Mientras las brujas querían hechizar a los niños con sus encantos, una densa niebla cubrió la ciudad y todos quedaron llenos de temor por tanta oscuridad.
Decidieron ver en algún lugar de la casa si encontraban disfraces para distraerlas.
Entonces pensaron:  "Hagámosle el jueguito de quien cae primero." Se pintaron la cara de anaranjado y se pusieron un traje negro para impresionarlas.
Ellas dijeron:
—¡Qué bien que están!
Luego empezó la cacería, escapaban de aquí para allá porque las muy pícaras lanzaron un hechizo y convirtieron el agua en fuego dentro de una olla gigante que explotó por el aire y todos quedaron atrapados en un sobresalto de desesperación.








Natalia Julieta Mandrile
Morteros,01/11/2011

sábado, 29 de octubre de 2011

41.SUEÑOS



Sueños de luna llena de misteriosas grietas y mares profundos.
Sueños de rectas con puntos mágicos, surcando el infinito.
Sueños de superficies áridas y enlazada belleza.
Sueños de mieles, sueños de hierba fresca y encanto juvenil.
Sueños ocultos, de inconsciente cosa.
Sueños de invisible materia y onduladas formas.

Sueños de polvo de estrellas y geometrías contra puestas.
Sueños dudosos…
Sueños conocidos…
Como libro olvidado de páginas abiertas,
en el ancho mar desierto de calidas arenas,
de mil y una noche, de una estrella.
¿Dónde duermen los sueños?
En el silencio absoluto de corazones…
En reverso, en anverso
con amores, con miedos,
se reflejan.




Marcelo E. Pavese

40. ESPOSO



Imagen de Yuri Krotov


Los ojos calmos, cultivan enérgico fuego.
como profundas cometas gemelas de deseo
y dan como un pellizco bien rojizo,
al calcado rostro dando aviso ciego.

Grita, la tentación del esperado pillo juego
y convierten palabras enrolladas en un flujo brujo.
Tímidamente va el fragoroso sencillo tiempo tuyo,
dilatándose a cada minúsculo segundo.

Detenlo, cancionero mío fabuloso
que no escapen, dispersándose invalidadas.
Desnudos corren tus placeres en su vuelo,
soborno de mis labios y mi cuerpo.


Silvia Herrera

viernes, 28 de octubre de 2011

39. En esa línea gris



En esa línea gris

Allí por lo que no conocemos.
Cuando la preciosa se congela,
y como una gota que se seca inerte.
En esa línea gris que queda.
Y cuando la sombra guiñe acosante,
no te quejes, ni te azores antes.
Allí por lo que no conocemos,
En esa línea gris que queda.
¡Valor! no divagues, ni le llores.
Abraza la diminuta distancia,
Ese segundo, caricia ó mirada.
Huele ese suspiro de vida, exhala lento.
Y si de ella es lo último…
Y si es lo último que queda…
En esa línea gris imperceptible.
Allí por lo que no conocemos,
de no sufrir el tiempo anticipado.
Y a la enciclopedia de pensamientos,
le taparemos los ojos, ciegos de miedo.
Allí por lo que no conocemos de…
luego de esa mínima línea gris.




Silvia Herrera

sábado, 22 de octubre de 2011

38. EL FINAL

Imagen del Modernismo, Art Nouveau o Modern Style






El ser humano vive en la incertidumbre
con la angustia y la certeza existencial
como si fuera un anticipo
de lo que le acontecerá
y el temor de no saber qué camino elegirá.


También encuentra el gozo del sentido terrenal,
se siente en un mundo de contras y favores,
el desorden lo asedia con sus idas y vueltas.
Entre mantos oscuros de cosas efímeras
sin que encuentre la salida
a dónde dirigirse.



Natalia julieta Mandrile
Morteros, 22/10/2011



El poema anterior es una recreación del poema "Lo fatal" de Rubén Darío

LO FATAL
A René Pérez.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésta ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos...!


Tópicos literarios: carpe diem, fugacidad de la vida, tiempo fugitivo, etc. 

martes, 11 de octubre de 2011

37. LA METAMORFOSIS























Imagen compuesta por montaje de Florencia Lorenzati.

La metamorfosis
Entré en la sala y, entre las siluetas de mis acompañantes, observé una a una las majestuosas esculturas. Entre ellas, las tres obras alusivas a Molina Campos con los movimientos congelados de sus caballos, de sus crines, saltos, patas y dientes; sus jinetes con gesticulaciones tan pacientemente elaboradas que expresaban lo mismo que las caricaturas de Molina. Además, otras tres esculturas mitológicas que, según mi apreciación, me agradaron más porque tengo afinidad con esa temática. Aunque todas estaban fantásticas e impresionantes.

Me resultó llamativa una que se veía solitaria y creo que es la mejor, a pesar de estar desprovista de adornos, llamada EL CENTAURO. Me acerqué para mirarlo de cerca y toqué cada una de sus costuras muy bien ensambladas. De pronto, por solo un segundo, cuando pasé mi mano por su lomo, sentí algo extraño: al frío del metal lo sentí tibio... No tuve tiempo de reflexionar porque, repentinamente, fui transportada... mejor dicho, fuimos transportados a otro lugar, a un camino muy estrecho. El movimiento del cuasi animal me advirtió del peligro. Comencé a correr a la par de este ser entre altos arbustos y coníferas, sumergidos en una espesa bruma blanca. Cuando los ojos del centauro se veían más vivos, a mi lado, el trote agitado cesó.
Luego, nos escondimos y, con un español muy antiguo, me interrogó y me explicó brevemente el peligro que nos acechaba:
-Es un enorme perro con tres cabezas que nos sigue muy de cerca; lo digo por los aullidos atroces que se oyen -me dijo el centauro.
De pronto, entre la bruma y los arbustos, las grandes cabezas resoplaron y se asomaron. Subí al centauro y corrimos muy velozmente hacia adelante. Casi nos tenía entre sus garras, cuando el centauro viró y le apuntó con su arco. En ese instante, escapamos hacia la realidad de la exposición y se transformó de nuevo en escultura. Por un segundo, su rostro conservó la piel, luego se quedó en su base, muy quieto e inmóvil, totalmente inmutable. Cuando miré a mi alrededor, me di cuenta de que estaba sola en la sala, volví mi vista y, al tocarlo, ya estaba totalmente frío.

Aunque no me crean y digan que lo imaginé todo, yo sé que hay algo de magia en él. Antes de dejar el recinto, me volví por última vez y creo que vi un centelleo extraño en sus ojos, pero me tenía que ir y me fui con pena por dejarlo.
Si van a la muestra, hagan esta prueba: estén un minuto a solas con él... y, tal vez, los transporte a otro lugar, un lugar para explorar... ¡Pero deben tener cuidado, mucho cuidado!



Texto a partir de la muestra de Fabián Villani
El artista expresa en las grandes esculturas, un arte distinto, detallado y de alto impacto visual. Una muestra espectacular que llega majestuosa a los ojos. El material y textura que ofrece el alambre soldado, cosido y de color oscuro, brinda misterio y calidez acorde.






Silvia Herrera

36. Playing Love (33 segundos)

35. 33 SEGUNDOS




SI dejáramos de mirar al piso
y nuestros ojos se posaran en el cielo
y el tiempo se detuviera por 33 segundos,
verías que un rayo de sol nos ilumina.
Si el tiempo se detuviera por 33 segundos
y el sistema capitalista no nos alcanzara
y el silencio solo fuera nuestro,
nadie hablaría de ti ni tú de ellos.

Si el tiempo se detuviera por 33 segundos,
una estrella brillaría más en el firmamento
y los colores en el cielo serían nuestros.
Si el tiempo se detuviera por 33 segundos,
encontrarías en la mirada de un niño
la paz que lleva adentro.
Si el tiempo se detuviera por 33 segundos,
las religiones desaparecieran y un solo Dios existiera,
extenderíamos nuestras manos diciendo “Te quiero”.

Tal vez, si por ese instante todo se detuviera,
una bala no llegaría a un cuerpo, el hambre desaparecería
y la contaminación se detendría en ese “no tiempo”.
Si todo quedara inmóvil por 33 segundos,
miraría más tus bellos ojos.

Ahora, mi corazón late de nuevo
y una brisa de aire puro llega a mis pulmones.
Ahora miro mis zapatos
y me voy caminando lento…
¡Ahora siento!…

Marcelo E. Pavese

34. ¿Cómo decir basta?



¿Cómo decir…basta?

¿Cómo decir a un niño que
coma un caramelo,
si le damos una bolsa?
¿Cómo decir ¡basta!?
¿Como tratar de que un perro
no coma el hueso entero,
si es solo eso?
¿Cómo decir ¡basta! si no hay nada?
¿Cómo advertir los daños
cuando están ya hechos?
¿Cómo apagar el fuego
sólo con un dedo?
¿Cómo dar de comer,
si estoy hambriento?
¿Cómo decir perdón,
si estás mintiendo?
¿Cómo decir adiós,
si estás volviendo?

¿Cómo decir que esa gota
que rebasa el vaso es la última?
¿Cómo explicar que las anteriores
fueron elixires tirados al viento?
¿Cómo decir… que el agua
se está perdiendo?
¿Cómo decir basta, al que le sobra?
¿Cómo decir basta al que le falta,
si somos niños,
si somos perros.
Silvia Herrera

domingo, 9 de octubre de 2011

33. El momento en que estás (Presente) (1973) de Ricardo Soulé (Vox Dei)




EL MOMENTO EN QUE ESTÁS (PRESENTE) de Ricardo Soulé
Intérprete: Vox Dei

Todo concluye al fin
nada puede escapar
todo tiene un final
todo termina
tengo que comprender
no es eterna la vida
el llanto en la risa
allí termina.

Creía que el amor
no tenia medidas
o dejas de querer
tal vez otra mujer.

Y olvidé aquello
que una vez pensaba
que nunca acabaría
nunca acabaría
pero sin embargo terminó.

Todo me demuestra
que al final de cuentas
termino cada día
empiezo cada día
creyendo en mañana
fracaso hoy.

No puedo yo entender
si es asi la verdad
de que vale ganar
si despues perdere
inútil es pelear
no puedo detenerlo
lo que hoy empecé
no sera eterno.

Creía que el amor
no tenia medida
o dejas de querer
tal vez otra mujer.

Olvide aquello
que una vez pensaba
que nunca acabaría
nunca acabaría
pero sin embargo terminó.

Todo me demuestra
que al final de cuentas
termino cada día
empiezo cada día
creyendo en mañana
fracaso hoy.

Cuanta verdad
hay en vivir
solamente
el momento
en que estas
si el presente...
el presente y nada más.

Formación inicial de Vox Dei:
Juan Carlos "Yody" Godoy: guitarra y voz
Ricardo Soulé: guitarra y voz
Rubén Basoalto: batería
Willie Quiroga: bajo y voz

Texto de la canción trabajado el 06-10-11. Tópicos literarios: carpe diem, fugacidad de la vida, tiempo fugitivo, etc. Ricardo Soulé, el autor, se inspiró en las "Coplas a la muerte de su padre" de Jorge Manrique.

Jorge Manrique: (Paredes de Nava, Palencia o Segura de la Sierra, Jaén, ¿1440? – Santa María del Campo Rus, Cuenca, 24 de abril de 1479)2 fue un poeta español del Prerrenacimiento, sobrino del también poeta Gómez Manrique. Es autor de las Coplas a la muerte de su padre, uno de los clásicos de la literatura española de todos los tiempos.


martes, 4 de octubre de 2011

32. VERSOS

Aquí me pongo a entonar

al ritmo de la guitarra

este canto que me amarra

a la zamba de la gloria

como la ave en su esplendor

busca el nido para el amor.

Guitar

Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 04/10/2011

martes, 27 de septiembre de 2011

31. Pegaso y Quimera, la historia en una muestra de esculturas



En la antigua Grecia vivía un héroe llamado Belerofonte, el que hacía viajes, para ir en busca de nuevas aventuras, mientras cruzaba por el camino se encontró con un bosque, de pronto aparece un monstruo de tres cabezas la quimera que por desgracia trajo muchas desgracias a su pueblo, pero llegó pegaso un caballo con alas que fue enviado por medusa la reina de la buena suerte  que sabía de lo ocurrido y en el momento que la bestia lo estaba enfrentando para exterminarlo, se le interpuso para ayudarlo a vencer, lo elevó por encima de la bestia, la que fue contratada por un malvado griego llamado Perseo que también la ayudó a destruirlos y terminar por dejar a su pueblo en una fatal opresión, aunque Belerofonte lucho con su espada hasta dejarlos sin aliento y los dos amigos volaron a un lugar lejos de toda esa barbarie, se convirtieron en los héroes mitológicos que el pueblo jamás había conocido.


20110718-100822.jpg

Natalia Julieta Mandrile  
Morteros, 27/09/201

domingo, 25 de septiembre de 2011

30. LA PRIMAVERA QUIERE LLEGAR…



En la tierra de fantasía, los duendes neoyorquinos esperaban deseosos la llegada de la primavera, pero un día vieron con desilusión que el invierno no se quería ir de ahí. Entonces lo obligaron a irse aunque tuvieron que enfrentarse a su fuerte soplo de tempestad, para eso su enemigo les dijo:
-Tendrán que pasar algunas pruebas si quieren rescatar a su amiga.
Primero cruzaron un puente todo congelado, que los conducía a un paredón de cemento el que debían atravesar para llegar al castillo donde la tenían secuestrada. Usaron su ingenio y trataron de trepar uno sobre otro como si fueran una escalera y lograron   traspasar la pared.
Después, en su interior, el malvado frío empezó a lamentarse: "Ya no me queda más salida. ¿Qué fabrico ahora para acabarlos? Tengo que hacer que caiga piedra así no podrán pasar el último obstáculo ya que pronto la encontrarán y yo no podré seguir viviendo en su tierra hasta que vuelva una nueva temporada."
-Al fin -dijeron los duendes- estamos cerca de salvar y recuperar la mágica y hermosa alegría que nos trae su encanto porque todo se llena de luz, de colores y brotan esas flores que tanto nos gustan.
Él se les interpuso en su camino lanzándoles chispazos de granizo, pero ellos lo esquivaron y salvaron a la Primavera y todo se llenó de esplendor y amor, porque sus corazones descubrieron un mundo más bello y maravilloso en el que disfrutaron una tarde especial, y su adversario quiso regresar, pero le respondieron:
-Ya volverás cuando sea tu tiempo así que no molestes más.
-Está bien -contestó- Nos volveremos a encontrar.




Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 25/09/2011

29. EL ASTRÓNOMO. Música. (Dios juega)

28. EL ASTRÓNOMO (Dios juega)


Williams Makenitt, un astrónomo de 50 años, egresado de la facultad de Oxford, buscaba en la recóndita biblioteca universal la respuesta que nadie había observado hasta entonces.
Él mismo desconfiaba de su propia hipótesis, pero en sus configuraciones estelares se guardaba el secreto que tanto ansiaba develar. Recordaba que su maestro de estudios Ralf Hunt le comentó, hacía varios años, la teoría sobre “La alineación que se produciría en un instante, cuando el tiempo y el espacio mostraran una dimensión desconocida y, a través de ese punto, se determinaría el final del universo.”
Como todas las noches lo hacía, esta no fue distinta de las demás; encendió su telescopio cuando el uso horario marcaba siempre con décimas de segundo la misma hora nocturna.
Aquella noche, el cielo frío se posó en el lente del telescopio y la cúpula celestial se derivó en un sistema de lupas y espejos enfocándose en un solo punto lumínico. De esta manera, toda la diosa creación quedó reducida a Williams Makenitt.
Buscar en el espacio era su permanente pasión atemporal, ir a lo desconocido del universo formaba parte de sus pensamientos sincrónicos, su vista lo contradecía, pero como parte de la misma naturaleza observada, no renegaba de realidades fácticas. Solo se limitaba con su mano a escribir en el cuaderno, minuciosamente, los números que sus lecturas astronómicas marcaban.
En ese tiempo de observaciones, el silencio lo encontraba y la imparcialidad determinaba su visión y sus cálculos.
Mirar aquellas estrellas era mirar al pasado, por que su brillo llegaba años luz después y tomaban formas de signos matemáticos en el presente.

Se preguntaba: “¿Tal vez el azar, el conocimiento, la religión y la filosofía o todas al mismo tiempo formarán la alineación tan esperada para dar respuesta a todas pregunta sobre la creación, su principio y el fin del universo?”

Su amigo le decía:
—No te cansas de jugar con dios.
—Por eso estoy aquí en este juego de naipes. Al fin nunca sabemos qué cartas nos tocarán.— le respondía todas las tardes cuando arrimaba su silla donde depositaba su humanidad, a una mesa redonda en la plaza de su pueblo.
En un cajón de su escritorio, muchos años después, su amigo y maestro de estudios de toda la vida Ralf Hunt, encontraría aquellos cálculos tan ansiados. Mientras miraba detenidamente aquellas páginas amarillentas, en ese mismo instante, sintió que el tiempo y el espacio se alinearon. En aquel momento, toda la historia de la humanidad devino en mil imágenes, en un solo segundo. Guardó el cuaderno en su maletín y sacó un juego de naipes que dejó sobre el escritorio, cerró la puerta y su sombra desapareció en la oscuridad de la noche.
Nunca más se supo de él.

Marcelo E. Pavese

jueves, 22 de septiembre de 2011

27. PRIMAVERA


La Primavera


Trae cambios en los corazones
que se deslumbran
con sus emocionantes sensaciones
que sienten con el suave aroma de las flores.

Tiempo de música y atracciones
donde experimentamos la magia de las creaciones
y quedamos sorprendidos por la naturaleza de los animales
la que nos deja gozar de sus maravillosas canciones.

Y todo vuelve a renacer
con un nuevo amanecer
impregnando nuestra vida
de su agradable armonía.


martes, 20 de septiembre de 2011

26. LOS QUE SUEÑAN EN ALEGRAR

A LA QUE ES DEMASIADO ALEGRE
          De Charles Baudelaire
Los tocados que te revisten
con sus resonantes colores
hacen pensar a los poetas
en un vivo ballet de flores
       





LOS QUE SUEÑAN EN ALEGRAR

Los peinados que te recubren
son las fascinantes emociones
las que te hacen pensar en los artistas
que viven en un mundo de mil canciones.
Aquellos que sueñan que un día
pueden alegrar a más corazones
sin ver las desilusiones
a las que se enfrentaron
para resolver otras situaciones.
Y que resuenan en su vida
como nuevas expresiones.












Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 20/09/2011
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...