¡BIENVENIDOS AL BLOG DEL TALLER LITERARIO DESPERTARES!

Bienvenidos al blog del TALLER LITERARIO DESPERTARES de la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso" de Morteros, Córdoba, República Argentina.

Este blog se inicia el 14 de junio de 2011 para publicar los trabajos de los participantes del taller, que funciona en la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso".

Ilustración de la cabecera: "El desván de la memoria" de José Manzanares, creador de sueños, artista plástico de Linares, Jaén, España.

Seguidores

.

lunes, 26 de octubre de 2015

278. Experiencias de vida




Mi cara delgada de nariz alargada, boca pequeña, cabello opaco, vestida con 
jean negro, remera oscura, campera rosada y saco negro.
A veces, soy entretenida; otras, aburrida de tantas tareas, 
testaruda pero trato de ser tranquila.
Trabajadora en mi casa y en la panadería. Decidida a terminar todo con 
esmero, dedicación en cada actividad que me toque.
Empiezo el día para ser productiva.
Me gusta cantar y leer libros o por computadora, no me agrada discutir en 
familia situaciones personales o que se metan en mi vida con expresiones 
que no creo correctas porque hablan mal de los demás pero, lo acepto para 
que no peleemos  sin comentarios. Así podemos entendernos como somos.
 Y ayudamos en lo que nos pidan.

Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 26/10/2015

lunes, 19 de octubre de 2015

277. Carta a mi yo del futuro

Querida Nati del 2045:
Espero encontrarte con la misma alegría que trasmites a los demás.
Con calma ante una dificultad, ya que tratas de superarla.
Hoy te veo más resuelta a pesar de los problemas, por no entender algunas situaciones en familia,
pero en la lucha por mostrarles que juntos es mejor seguir adelante en lo que nos toque hacer.
Recuerdo aquel momento entre risas y canciones, en que gozamos unidos con nuestros seres
queridos, están siempre en el corazón.
Soy benditamente agradecida por todo lo que aprendí de ellos.
Más allá si nos equivocamos en algo o estuvimos enojados por comentarios que no entendimos,
deseo encontremos la paz que merecemos para empezar juntos a desandar nuevos caminos.




Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 19/10/2015

miércoles, 7 de octubre de 2015

276. TRES RECURSOS INDISPENSABLES EN LA ESCRITURA QUE ESTAMOS USANDO MAL (Y OTROS RECORTES LITERARIOS)



septiembre 25, 2015 — by Gabriella —

“Describe con los cinco sentidos”, te dicen, y procedes a crear descripciones barrocas, abigarradas, llenas de datos inútiles.

“Haz que el lector se emocione”, comentan, y tu libro rebosa escenas lacrimógenas que hacen que la muerte de Chanquete parezca una fiesta con champán y castillos hinchables en comparación.

“El lector siempre tiene la razón”, dice otro, y acabas escribiendo novelas que en realidad son fanfics entre tu mary sue y el cantante guaperas que está de moda.

“Te falta worldbuilding“, comenta otro más (¿por qué sigues escuchando a esta gente?), y a las 3000 páginas sobre industria, economía, política, gastronomía y especies de polilla, decides que no, que igual no te faltaba.

Todos sabemos que hay consejos y recursos que son armas de doble filo.

Ya he hablado de consejos para escritores que hacen más mal que bien. Pero luego resulta que hay recursos muy necesarios, tan necesarios que los metemos a bocajarro sin pararnos a pensar si los estamos usando bien.
http://www.inteligencianarrativa.com/10-caracteristicas-convierten-personaje-una-mary-sue/

http://www.gabriellaliteraria.com/26-malos-consejos-para-escritores/


WENSTROM Y LOS TRES RECURSOS QUE TENDRÍAS QUE ESTAR USANDO EN TU ESCRITURA

Un ejemplo perfecto lo encontré en este artículo de Emily Wenstrom. En él, Wenstrom dice que hay tres recursos estilísticos que deberías estar usando en tu trabajo narrativo:

http://thewritepractice.com/three-literary-devices/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+TheWritePractice+%28The+Write+Practice%29

1. Símil (comparamos un elemento con otro para entenderlo mejor. Por ejemplo: “Hablar contigo es como sacarle sangre a una piedra”).
2. Metáfora (es una comparación con una traslación directa al segundo elemento, no usamos el como. Por ejemplo: No hay quien hable con la piedra esa).
3. Personificación (aportamos sentimientos o acciones humanas a elementos inanimados. Por ejemplo: “El suelo acogió mi caída” o “¡Ya me ha arrancado otra pierna! Ese tractor me odia”).
No estoy de acuerdo con Wenstrom en que estos sean recursos indispensables en todo texto narrativo, pero sí que es cierto que las comparaciones en general suelen indicar que el texto ante el que nos encontramos tiene una función estética.

Sí, como lo leéis. Una de las cosas en las que coinciden bastantes estudiosos acerca de qué convierte una obra en literaria (y mira que es difícil que coincidan en algo) es en la presencia de determinados recursos estilísticos en dicha obra, que delatan una intención estética. En cristiano: que si usas una prosopopeya cruzada con una aliteración que está pariendo una anáfora, probablemente no estés escribiendo la lista de la compra (aunque hay gente pa tó).

Y el recurso rey es la comparación, ya sea mediante metáfora, símil, personificación o lo que quieras. Para algunos, como Paul Ricoeur, el poder simbólico de la metáfora, su referencia a una realidad comunicadora más allá del propio texto, configura la relación entre texto y lector. Es decir, la metáfora tiene el poder de dotar al texto de un poder expresivo múltiple, complejo. Crea una comunicación inesperada entre autor y receptor. Al referirse a varios mundos (el mundo del texto y el mundo exterior, conocido por el lector), forma nuevos caminos. Crea, en definitiva, otros mundos.

Esto es maravilloso, ¿verdad? ¡Con solo incluir una metáfora ya hemos enriquecido nuestro texto hasta límites insospechados! Ya estamos haciendo Literatura, con mayúscula. Ven, Harold Bloom, que me vas a tener que hacer un huequito en tu canon.

No tan deprisa, amigos, no tan deprisa.

A Ricouer solo le sirve la metáfora viva, aquella que todavía no ha entrado en el elenco conocido y más que conocido del lenguaje (aquella que todavía no está muerta); aquella que tiene un efecto sorprendente en nuestro cerebro.
http://www.hojaenblanco.com/la-metafora-moribunda-o-por-que-es-muy-posible-que-te-conviertas-en-un-esnob-de-los-libros/
http://www.lecturalia.com/blog/2012/04/05/mas-razones-para-leer-el-poder-de-los-recursos-estilisticos-i/

Y aquí está el problema.

No sirve de nada utilizar metáfora, símil y personificación si no sabemos hacerlo. No podemos hacer todas esas cosas chachis en otros cerebros (lo que, a su vez, nos traerá gloria y riqueza y montones de jóvenes efebos y hermosas damiselas que nos abanicarán con plumas de avestruz mientras nos sirven en hermosas copas de vidrio de colores la sangre de nuestros enemigos) si no usamos bien estos recursos. Y os puedo decir, como lectora profesional y exeditora (es decir, como persona que ha leído todo tipo de manuscritos), que el mundo está repleto de metáforas mal hechas.
https://www.alojadogatopreto.com/index.php?vasos=&id=92&lst=3&pag=2


¿Pero cómo saber si estamos haciendo metáforas, símiles y personificaciones buenas? En mi experiencia, diría que hay dos reglas importantes:

1. Si has leído algo antes en algún sitio, no lo uses. Olvídate de metáforas e imágenes sobadas (las perlas de tu boca), de comparaciones muy vistas (su cabello como oro) y de personificaciones que hemos leído mil veces (el agua que acaricia a la protagonista sensualmente mientras se ducha).

2. Los recursos estilísticos deben tener lógica interna. Esto implica que las comparaciones no pueden tener un significado demasiado alejado de la realidad, que la relación que se establece entre ellos tiene que tener algún sentido. No vale decir “siento dinosaurios voladores en mi interior”, por muy supermolón que suene, porque entonces todos imaginamos pterodáctilos abriéndose paso entre tus vísceras a pequeñas y largas dentelladas y es de lo más desagradable.

Hay algunas imágenes muy complejas, sí, difíciles de captar a la primera. Pero el ojo entrenado acepta su existencia y poder dentro de un todo sugerente, con un tema recopilatorio que otorga sentido a aquello que de entrada es misterioso, oscuro o extraño. Un buen ejemplo de cómo las metáforas cuya lógica se nos escapa (por lo menos al principio) pueden funcionar dentro de un todo coherente sería el Pequeño vals vienés, de Lorca (intentad leerlo sin la música de Leonard Cohen en vuestra cabeza, a ver si sois capaces). Estas metáforas complicadas son elementos dentro de un rompecabezas que aceptamos, porque entendemos que el rompecabezas existe, que hay una trama detrás, un todo coherente. Aceptamos también, ya de entrada, que posiblemente nunca sepamos qué quiso decir exactamente Lorca con “Este vals, este vals, este vals, / de sí, de muerte y de coñac / que moja su cola en el mar”. Hay muchas interpretaciones, pero pensad, por ejemplo, que se refiere al color de la cola de un vestido de vals (o que el vestido lo lleva un chico, que moja su cola en el azul del vestido, ejem). A la vez es el mar que separa al poeta de su pasado y es una imagen que impresiona, enmarcada en el encuentro vida-muerte de todo el poema, poema de amor prohibido y de nostalgia.
http://www.leonardcohen-prologues.com/lyrics/waltz_spanish.htm


Vamos a lo que interesa: ¿cómo usar la metáfora en la narración?

Si nos vamos a la narrativa, no tenemos el abrigo de la lírica, la composición cerrada de un poema. Así que los que escribimos prosa tenemos que extremar el cuidado con estos recursos y respetar su lógica interna.

Por ejemplo, si digo que mi mesa es “suave como el rojo”, queda curioso, llamativo, pero no tiene sentido: lo mires como lo mires, el rojo no tiene ninguna relación con la suavidad (a no ser que antes hayamos hecho referencia a algo que es rojo y suave, y hagamos un guiño bien apuntalado). Si digo que mi mesa es “suave como un conejo”, tampoco termina de funcionar, ya que, aunque los conejos son suaves, la experiencia táctil que proporcionan no se parece en nada a la de una mesa. Si digo, sin embargo, que mi mesa es “suave como una lija”, entenderéis todos de inmediato que mi mesa no tiene nada de suave (incluso podríamos apuntar ahí un componente de ironía), debido a que hay relación con la suavidad, aunque sea por oposición. Si el personaje está en mitad de un diálogo donde es consolado, y dice “deslicé los dedos por la mesa, bien lijada, suave como sus palabras”, todo cobra un sentido comprensible y, a la vez, llamativo, ya que asociamos conceptos muy diferentes (mesa, palabras), mediante un vínculo coherente. La metáfora funciona porque usa conceptos que entendemos, los vincula de manera comprensible y… ¡tachán! Crea una realidad nueva. Misión conseguida.

Así, como veis, la lógica interna que rige a la metáfora, a la comparación en general, es muy compleja. No se limita simplemente a unir dos conceptos que suenan bien juntos. Y con la personificación pasa algo parecido. Queridos, el aire es aire. Démosle un descanso. A ver si podemos evitar que el aire abrace, gima, susurre, bese, hable y acaricie más de lo necesario. Y evitemos por completo que el aire haga cosas que le resultan imposibles hacer, como llorar, reír o saltar. La personificación también se rige por lógica interna: el viento puede gemir (por el ruido que hace contra los obstáculos con los que se topa); la niebla, por sí sola, lo tiene más difícil.

Es, sin duda, un trabajo complicado diferenciar una comparación potente de una que no lo es, pero os propongo un ejercicio que hago a menudo y que es de lo más efectivo: escuchad las letras de las canciones de moda. Son una fuente inagotable de metáforas manidas hasta el sacrificio tortuoso y cruel, y de comparaciones sin pies ni cabeza, hechas simplemente porque sonaban bien y encajaban en la rima del verso. Cuanto más escuchéis, más aprenderéis a reconocerlas.

La lectura también ayuda, claro, sobre todo cuando leemos a los grandes maestros de la comparación y la imagen (en el conceptismo de Gracián y de Quevedo, por ejemplo, hay una concentración de sentido que, en cuanto te pones a analizar un poco, te vuela la cabeza). Pero, metáforas aparte, ¿qué libros conviene leer en general?


ALTUCHER, CLEAR Y CÓMO ELEGIR UN LIBRO

Aunque la mayoría de los que amamos la lectura acabamos con pilas de libros que compiten en altura con la torre de Pisa (y que están igual de peligrosamente inclinadas), no es raro encontrarnos con momentos de bloqueo lector. Ya sabéis, ese momento en que no terminas de dar con una lectura realmente buena, apasionante, importante.

Clear dice que es siempre una buena apuesta leer libros viejos.

¿Libros viejos? ¿Por qué? ¿No tendrán mucho polvo?

No, no esa clase de libros viejos. Clear se refiere a libros escritos y publicados hace más de diez años. Dice que podemos sacar una información más valiosa que de fuentes actuales rápidas y superficiales (como las noticias de televisión):
http://jamesclear.com/overrated-underrated


"En principio, cualquier buen libro que tenga más de diez años está lleno de ideas que cambian vidas. ¿Por qué? Porque los libros malos se olvidan al cabo de una o dos décadas. Cualquier libro destinado a durar debe llenarse de ideas que resistan al paso del tiempo. Mientras, las noticias están llenas de información efímera. Justificamos la atención que les prestamos, porque pensamos que nos mantienen informados, pero estar informado es inútil cuando la mayoría de la información que muestran habrá perdido su importancia al día siguiente. Las noticias no son más que otro programa de televisión y, al igual que la mayoría de los programas de televisión, el objetivo no es ofrecer la versión más acertada de la realidad, sino la versión que hace que sigas mirando. No querrías llenar tu cuerpo de alimento de baja calidad. ¿Por qué llenar tu mente de pensamientos de baja calidad?"

Esto también nos vale a los que escribimos. No te centres en las modas, en los temas de actualidad. Intenta llenar tus obras de ideas que puedan resistir al paso del tiempo. Yo no creo que Clear quiera decir que no tengamos que estar informados, pero sí que merece la pena considerar de dónde sacamos nuestra información. Y las ideas buenas, como él dice, pueden provenir de libros que han resistido el paso del tiempo.

No todos, claro (el Mein Kampf se sigue leyendo, aunque sea por morbo). Pero se sigue leyendo a Kant, a Kierkegaard o a Cervantes por algo. Acordémonos de complementar nuestra dieta lectora con nutrientes de libros antiguos.

Y hagamos también caso en este sentido de Altucher:
https://www.quora.com/What-are-the-top-10-economic-must-reads-that-are-fun-to-read-and-not-academic

"Me gusta leer libros con los que siento que mi CI sube mientras leo."

Altucher habla sobre todo de libros de ensayo, pero creo que también puede aplicarse a ficción. No, no es un mandamiento solo leer libros que te hagan sentirte más inteligente, libros de los que obtienes un curioso placer al poder seguir complejos hilos de razonamiento. Claro que hay que leer libros solo para entretenernos, para divertirnos. Pero, oh, ¿qué hay de esa sensación de terminar un libro y estar dándole vueltas durante semanas en tu cabeza, desentrañando cada hueco, cada frase, cada personaje, porque hay tanto, tantísimo, que desentrañar? Esos libros que parecen escritos con lupa, con tanta información valiosa que no sabes ni qué sentir cuando acabas. Hace poco leí uno así, y NO PUEDE DECIROS EL TÍTULO PORQUE TODAVÍA NO HA SALIDO AL MERCADO.

Mi vida es durísima a veces, lo sé.

Pero mi vida también es extraña, como la de todos. Lo dice David Cain.

CAIN Y LO EXTRAÑO QUE ES TODO

En Raptitude, Cain asegura que todo es raro hasta que es familiar. Creo que por eso me gusta escribir sobre lugares y experiencias raras. Me gusta darle la vuelta a lo que dice Cain: me gusta hacer familiar lo raro. Tal vez eso sea propio del New Weird, no lo sé. Las etiquetas me hacen rozaduras en la piel.
http://www.raptitude.com/2015/09/how-strange/



"Puedes ver lo raro en casi cualquier fenómeno normal si te imaginas cómo se lo describirías a alguien que no fuera de la Tierra ni de ningún sitio similar. ¿Cae agua de forma descontrolada del cielo? ¿La cultura popular está obsesionada con personas que fingen ser otras personas en imágenes que se mueven? ¿Comemos comida fresca que ha sido cultivada en el otro extremo del planeta? ¿Qué?"

Raro, sin duda. Pone también de ejemplo Cain el tomar el sol. Sí, nos sometemos de forma voluntaria a la recepción de rayos nocivos hasta el punto de tener quemaduras de radiación en la piel solo porque nos gusta ese color morenito que nos deja.



"Camus pensaba que nuestra demanda irracional de significado y sentido era fundamental para los seres humanos, y que nos traía muchísimo dolor. Veía solo tres maneras de responder a lo absurdo de la vida: podemos negar ese componente absurdo (normalmente diciendo que un dios lo ha diseñado así), podemos suicidarnos* o podemos aceptar esa rareza y vivir con ella plenamente entregados.
La última opción, decidió, era la buena. Cuando dejas de esperar que el mundo sea sensato, de repente todo tiene sentido."

Puede que sea por eso por lo que me gusta el weird, sobre todo si es un weird que no es demasiado extravagante, si está extrañamente vinculado a nuestra realidad. Porque en mi cabeza todo tiene sentido: el mismo que tiene todo lo increíblemente absurdo que nos rodea. Nada como cosas extrañas que se cuelan entre la realidad para reafirmarme en que en realidad no son tan raras: lo que hacen es que entendamos con mayor distinción la rareza auténtica del mundo en el que existimos. La fantasía nos ayuda a aceptar lo que de fantástico tiene nuestro día a día.
http://www.amazon.es/gp/product/B00Y777W62?*Version*=1&*entries*=0

O posiblemente no. Posiblemente estoy enumerando razones donde no las hay, solo con la mezquina intención de que compréis mi libro.

Y termino hoy con un extracto de una entrevista reciente a la gran Ursula K. Le Guin, porque sí, porque leer entrevistas a Le Guin también te hace sentirte más inteligente:


LE GUIN Y LOS ESCRITORES VIEJOS

La entrevista completa de Choire Sicha a Le Guin merece paladearse por completo (os prometo que no tiene desperdicio), pero por hoy creo que me voy a quedar con este parrafito, acerca de la dura realidad del “genio” del escritor:


"LE GUIN: No creo que la gente escriba prosa narrativa muy bien hasta que llegan a finales de sus veinte. Escribir es un arte muy lento. La música puede ser un arte tan rápido y temprano… Un buen músico puede ser fantásico con 16 años. Pero cuántos escritores hay… quiero decir, hasta Keats está metiendo la pata con 16. Claro que, para principios de sus veinte, está escribiendo poesía inmortal, pero en realidad no hay muchos Keats. Ahí es donde ves un “don”, hasta un punto milagroso. No puedes usar a los Keats para hablar de un arte o de una práctica o profesión. Los genios… están por ahí, haciendo sus maravillas.

SICHA: Nos estropean la escala al resto.

LE GUIN: Y eso está bien. Solo tienes que ser consciente de que no vas a llegar a eso, pero ¿y qué? Aún puedes hacer un trabajo hermoso."

Ahí está. Puedes hacer un trabajo bello. Puedes hacer un trabajo digno. No eres Keats, pero por qué querrías serlo. Tuvo una vida horrible**.

Tráenos algo hermoso.

 *Respecto a esta opción como única respuesta, recomiendo con todas mis fuerzas El sentido de un final, de Julian Barnes.

**Bueno, no sé, esa fue una frase efectista. Igual el hombre era feliz entre la pobreza, la tuberculosis, el desamor y todo lo demás.


275. DIEZ EJERCICIOS PARA ESCRITORES QUE REALMENTE FUNCIONAN (O QUE, POR LO MENOS, SON DIVERTIDOS)




http://www.gabriellaliteraria.com/10-ejercicios-para-escritores/
junio 9, 2015 — by Gabriella

No creo que todos los ejercicios destinados a escritores tengan utilidad, o por lo menos que la tengan más allá de practicar el acto de escribir, que siempre es bueno. Pero sí que encuentro que son los más absurdos, los más inesperados, los que pueden tener un efecto más productivo. El obligarnos a pensar fuera de nuestros circuitos habituales de razonamiento y creación puede llevarnos a nuevas áreas de autodescubrimiento y habilidad, dos virtudes muy necesarias para un escritor.
Con esto en mente, os presento aquí los diez ejercicios que me parecen más interesantes de todos los que he ido encontrando, ya sea por la manera en la que nos hacen mejorar y progresar respecto a trama, creación de mundos o productividad, o simplemente porque me hacen gracia.

1. CHUCK WENDIG: ESCRIBE FUERA DE TU ZONA DE CONFORT
¿Te gusta escribir fantasía épica? Escribe un relatito policíaco. ¿Te sientes cómodo/a escribiendo terror gore? Escribe un texto con tanto romanticismo que te salga la miel por los poros. ¿Te encanta escribir aventuras infantiles en el País de la Piruleta? Escribe una escena tan pornográfica que luego tengas que quemarla y llamar a tu párroco local para que venga a exorcizar la casa (o la calle entera, por si acaso). A Chuck Wendig le encanta dar consejos de escritura, algunos buenos (“escribe mucho”) y otros algo desconcertantes (“escribe sin pantalones”). Y casi todas las semanas comparte algún ejercicio de escritura en su blog, Terrible Minds.
http://terribleminds.com/
Haz caso a Chuck. Escribe algo en un género o tono que nunca has escrito. Escribe en segunda persona del plural. Utiliza a un narrador con doble personalidad. Escribe una aventura que tiene lugar en un sitio donde nunca has estado. No se trata de hacer así una novela (siempre es más sencillo y eficiente escribir de algo de lo que tengas, por lo menos, alguna idea), pero ese pequeño texto puede abrirte las miras de forma espectacular. Y el resultado se nota: cuando regreses a tu género y tono de siempre (que para algo lo has elegido), podrás aprovechar todo lo aprendido siéndole infiel (excepto la parte pornográfica. El País de la Piruleta debe mantenerse puro e inocente).

2. THE SARCASTIC MUSE: QUE TU PERSONAJE HAGA ALGO REALMENTE IDIOTA
The Sarcastic Muse es otro de esos puntos de encuentro para escritores que toca todo tipo de temas, desde el hábito de escribir a cómo encarar los envíos a editoriales. Este propuesta en concreto me encantó:

"Have one carácter convince another to do something incredibly stupid."
(Haz que un personaje convenza a otro de hacer algo realmente estúpido.)

Es probable que este sea el punto de arranque para casi todas las películas de terror que hemos visto (y alguna que otra romántica). Nunca se me habría ocurrido enfocarlo así, pero si se hace de una forma un poco menos tópica (¿nos metemos en la casa encantada? ¡A que no te atreves!), puede ser una manera muy interesante de hacer que salte el conflicto principal de una novela o relato. Por ejemplo: para ganar una apuesta con un compañero de clase muy irritante, un estudiante de arqueología roba una joya maldita almacenada en el sótano de su facultad. Comienzan a ocurrirle todo tipo de cosas terribles: su novia lo deja, le escupen por la calle, su madre se empeña en hacer menestra todas las noches para cenar. Bueno, vale, lo de la joya maldita también está muy visto, pero la idea es crear una de esas escenas en las que el lector quiere gritarle al personaje: ¡No lo hagas, pedazo de idiota! Eso.
http://thesarcasticmuse.com/

3. THE WRITE PRACTICE: EL VIAJE
The Write Practice también suele ofrecer pequeños apuntes, minúsculas ideas, para ejercicios de apenas quince minutos. Su concepto es que tienes que escribir lo que puedas en ese tiempo sobre el tema propuesto (esto viene muy bien para librarse de bloqueos y de editores internos, y simplemente soltar lo que consigas soltar. Y como los temas propuestos suelen ser temas que nunca has trabajado, aprendes nuevas técnicas y perspectivas de manera intuitiva.
http://thewritepractice.com/road-trip/
A pesar de su sencillez, la idea del viaje (más concretamente, el viaje en coche, ese road trip de las películas estadounidenses) es una de las más populares de entre todos sus ejercicios. En la novela en la que estoy ahora, por razones argumentales tenía que hacer que dos personajes fueran de un punto A a B y me encontré con un road trip sin buscarlo. Ahora que lo tengo, puedo sacarle un rendimiento que nunca se me habría ocurrido. En una novela, la gente no tiene por qué ir tranquilita en un coche (o a pie, como en el caso de mis personajes). En una novela, ese road trip puede ser la aventura en sí misma. No hay que por qué hacer las cosas a lo George R. R. Martin cuando se pone aburrido, y tener a tus personajes fijándose mucho en la vegetación, clima, gastronomía y gente de las zonas que visitan. Sí, eso es más realista. Pero también puedes hacer un Las fuentes perdidas y juntar a un grupo de locos peligrosos con un objetivo en común, dispuestos a atravesar múltiples realidades para conseguirlo.
http://writingexercises.co.uk/random-character-traits-generator.php
Una variante divertida de este ejercicio sería la siguiente: crea a dos personajes totalmente aleatorios (este generador, por ejemplo, te proporciona tres cualidades aleatorias para tus personajes) y haz que recorran una distancia X juntos. Poco a poco se te irán ocurriendo no solo sus motivos e intereses, sino el conflicto que puede tener meter a, yo qué sé, un chico tímido, cariñoso y romántico, cargado de frases tópicas y libros de Pablo Coelho, con un tipo duro a lo Terminator, cargado de armas y malas intenciones. Adelante.

4. ROBERT BROCKWAY: EMPIEZA POR EL FINAL
Encontré esto en una lista de ejercicios creativos en Cracked, lo cual siempre es garantía de calidad (ejem). Brockway arranca con un ejercicio que siempre espabila a los que se atreven a usarlo: empezar con el final.
http://www.cracked.com/blog/5-writing-exercises-that-will-make-you-more-creative/
No se trata, necesariamente, de que narres toda tu historia a lo Memento, totalmente al revés. Pero nada capta la atención del lector como un clímax narrativo ahí, al principio, sin venir a cuento (nunca mejor dicho). Imaginaos, por ejemplo, que la historia de la Bella Durmiente comenzara justo cuando el príncipe la besa (y sí, en muchos sentidos empieza ahí, porque, ¿cómo lidias con un reino que ha estado aislado del mundo exterior? ¿Cómo pagas los sueldos acumulados? Y, más importante,¿no va siendo hora de que le escribas una nota de disculpa a tu pobre madrastra por no invitarla a tu bautizo?).
Nota: Si este planteamiento os conduce a escribir erótica sadomasoquista con las experiencias de la pobre Bella junto al marvado príncipe dominante y su maquiavélica madre aficionada a las pelotas de ping-pong, cuidadín con las acusaciones luego de plagio por parte de Anne Rice.
http://nuestras-novelas.blogspot.com.es/2012/09/critica-trilogia-de-la-bella-durmiente.html

5. DAILY WRITING TIPS: PERSONA, LUGAR, EVENTO
En alguna ocasión he realizado una variante de este ejercicio utilizando los tópicos aleatorios de TVTropes, pero este en concreto tengo todavía que probarlo. La idea que nos propone Daily Writing Tips es sencilla. En un documento creas tres columnas: en la primera pones una lista aleatoria de personas (ya sean famosas o simplemente personajes también generados de forma aleatoria), en la segunda una de lugares, y en la tercera una de eventos (aquí puedes poner eventos históricos, por ejemplo, o puedes usar la función aleatoria de Wikipedia para ir encontrando situaciones que sirvan). La idea es escribir un texto corto (o tan largo como quieras, si el resultado te atrae) uniendo esas tres columnas, también de manera aleatoria, y de paso ejercitar esos músculos creativos al enfrentarte al problema de unificar en una sola historia (medianamente) coherente elementos que probablemente no tendrán nada en común. Y por muy ridículo que sea el resultado, quién sabe qué brote de genialidad puede nacer.

Y cuando acabes por escribir un superventas sobre la mujer peliverde y frívola del espacio exterior que acaba atrapada en Huétor Tájar mientras se está desarrollando una recreación histórica del asesinato de Abraham Lincoln, más te vale agradecérmelo.
http://tvtropes.org/
http://www.dailywritingtips.com/10-writing-exercises-to-tighten-your-writing/

6. LITERAUTAS: LOS SIETE PECADOS CAPITALES
El blog de Literautas está lleno de ejercicios interesantes; además, suelen venir con fichas de trabajo y tienen un grupo propio en Goodreads donde los participantes comparten y comentan sus actividades. Personalmente me quedo con este ejercicio, que cito aquí:
http://www.literautas.com/es/blog/post-798/los-sietepecados-capitales/
"(…) tenéis que elegir entre uno de los 7 pecados (ira, gula, pereza, envidia, avaricia, lujuria o soberbia) y escribir una lista de palabras que os parezca que están relacionadas con el tema. De esa lista, tenéis que hacer una pequeña selección (unas 15 palabras como mucho) con las que más os gusten u os resulten más sugerentes."

A continuación, tendréis que escribir un texto a partir de la lista de palabras seleccionadas. Y a ver qué sale.

¿Qué pecado elegiríais? Tal vez haya que quitar el de lujuria de la lista, por aquello de ser el más evidente. Y tal vez merecería la pena hacer esta actividad con todos los pecados, para estrujarnos aún más el cerebro.

Recordad, eso sí, que luego tenéis que bañaros con agua muy fría, restregaros bien con lejía, rezar tres avemarías y leer un libro de autoayuda. Por si acaso, que luego se os quedan las ideas malvadas ahí pegadas en la boca del estómago, como lapas, y acabáis torturando y matando a gente, como todos sabemos que hacen los autores de novelas que no tienen corazones en la portada ni señoras mirando al mar.

7. WRITE TO DONE: 7X7X7
Como correspondía para el punto 7, ahora voy a hablar del 7x7x7 (mirad qué buen ejemplo os acabo de dar de qué no se debe hacer en un artículo: repetir y explicar lo evidente. Lo sé, lo sé). Write to Done está llenito de recursos para escritores (su título ya es por sí mismo un gran consejo para autores: “Escribe hasta que termines”), y en su página de ideas para escritores encontré este ejercicio, que me parece muy interesante:
http://writetodone.com/10-best-creative-writing-exercises/

"Find the 7th book from your bookshelf. Open it up to page 7. Look at the 7th sentence on the page. Begin a poem that begins with that sentence and limit the length to  7 lines."
(Busca el séptimo libro de tu estantería. Ábrelo por la página 7. Busca la séptima frase de esa página. Escribe un poema que arranque con esa frase y limítalo a siete versos).

Hay muchos juegos por redes sociales de “comparte lo que pone en la línea x del libro que estés leyendo”, pero pocos te piden que además escribas un poema, así que me parece muy original. Eso sí: muchos libros no empiezan hasta después de la página 10 u 11. Propongo pasar a la página 70 cuando esto ocurra, o cambiar de libro (¿tal vez el séptimo libro de la siguiente balda de la estantería?).

¡Alerta!: Tened cuidado y no llevéis demasiado lejos lo de usar el número siete de setecientas maneras y combinaciones distintas en vuestros textos. Los números tienen poder, y luego acabáis abriendo portales interdimensionales sin daros cuenta y nos toca pelear (¡otra vez!) contra bichos sobretentaculados del tamaño de un rascacielos. Godzilla ya va viejo para esto, pobre.
http://writetodone.com/10-best-creative-writing-exercises/

8. ALBERTO CHIMAL: ESCRIBE TU SUEÑO
Encontré más ejercicios literarios en la web del escritor Alberto Chimal, pero la mayoría no me llamaban mucho la atención, tal vez porque no son lo bastante extravagantes para mí (si es que existe siquiera algo lo bastante extravagante para mí). Pero estoy muy de acuerdo con él en uno de los puntos que propone: escribir los sueños. Es algo que he hecho con frecuencia y los resultados son muy llamativos. Chimal propone hacer lo siguiente:
http://www.lashistorias.com.mx/index.php/archivo/ocho-ejercicios-fundamentales-para-empezar-a-escribir-historias/

=>"Escribir en tercera o en primera persona un sueño que se haya tenido. Mientras más extraño el sueño, mejor. No se trata de interpretarlo: simplemente hay que relatar los sucesos raros, y a veces imposibles, que se pueden experimentar cuando se sueña. Éste es otro paso importante: sirve para empezar a contar cosas que no sucedieron, es decir, a escribir ficción."

Aunque no sigas al pie de la letra el ejercicio propuesto, apuntar lo que sueñas siempre ayuda a ir sumando a ese gran banco de ideas sobre las que escribir (y cuanto más agites y mezcles las ideas en ese banco, más interesante será el resultado). Es en nuestro subconsciente donde se forman las asociaciones más extrañas y originales, es solo cuestión de saber aprovecharlo. Con esto me divertí especialmente al escribir El fin de los sueños: hay una escena en concreto que está sacada de un sueño que tuve cuando era una niña. El sueño se quedó clavado en mi memoria (tal vez lo conté o lo apunté, por eso lo recuerdo) y desde entonces estaba rabiando por salir. Por sí solo no es nada especial, pero, al ser tan vívido, recuerdo tan bien las sensaciones que me produjo (tacto, olores, temperatura, etc.), que pude narrarlo de una manera mucho más intensa que de haberlo tenido solo en mi imaginación.
http://plataformaneo.com/ficha/261/0/4081/el-fin-de-los-suenos.html
Editando: Alberto nos ha dejado dos enlaces muy buenos: uno al libro al que pertenece este ejercicio (que además se puede descargar de forma gratuita) y otra al archivo donde podemos encontrar más cositas de interés. ¡Gracias, Alberto!
http://www.lashistorias.com.mx/index.php/archivo/como-empezar-a-escribir-historias/
http://www.lashistorias.com.mx/index.php/archivo/etiquetas/taller-literario/page/4/

9. MEREDITH SUE WILLIS: RECORTAR SIN PIEDAD

Este ejercicio no dice nada nuevo, y lo atribuyo a la profesora de escritura creativa Meredith Sue Willis como podría atribuirlo a un editor de Stephen King o a mil profesionales del tema que lo han sacado a colación. Pero sigue siendo igual de importante y eficiente que siempre. Es un ejercicio de revisión, pero también ayuda a reconocer nuestros excesos a la hora de escribir. Consiste en lo siguiente:
http://meredithsuewillis.com/writingexercises81-100.html

=>"Take a piece (an essay, a chapter, a scene) that you think is pretty close to finished. Copy it to a new file, or a new sheet of paper (however you like to work). Do a word count, and then cut away one quarter of the words. Yes, cut your precious work until it is only three-quarters of what it was.
Dare you try again and bring it down by one-third? Is one-half a possibility?
Sometimes an arbitrary assignment like this will help you tighten. You are forced to make choices, lose some adjectives and adverbs, move closer to the heart of what you have to say."

(Coge un texto [un ensayo, un capítulo, una escena] que creas que está ya casi terminado. Cópialo a un documento nuevo o a una hoja limpia de papel [según como te guste trabajar]. Cuenta las palabras que tienes y luego elimina una cuarta parte de esas palabras. Sí, recorta tu precioso trabajo hasta que solo queden tres cuartos de lo que era. ¿Te atreves a intentarlo de nuevo y recortarle otro tercio? ¿Y dejarlo a la mitad?).

Esto es duro pero necesario. Aprendes a utilizar las formas precisas, a eliminar lo superfluo, cuando no tienes más remedio. ¡Fuera esos adjetivos adorados! ¡Fuera esas subordinadas que no terminan nunca! Mira tu texto ahora, mira ese esqueleto triste que te mira, tiritando. Dale un adjetivo, solo uno, para que se tape un poco. Bueno, venga, otro más.

¿Has visto qué sexy te ha quedado?

Casi todos los escritores escribimos de más. Escribimos del tirón, gustándonos, queriendo utilizar todas las palabras del diccionario, de la forma más rocambolesca y perifrástica posible. En cualquier revisión debemos intentar simplificar y recortar algo, pero un ejercicio así de brutal puede ayudarnos a entender, mejor que nunca, qué es estrictamente necesario para comunicarnos con eficiencia y con densidad, y qué no. Seamos más conceptistas (cargando cada frase y palabra de sentido, haciendo que cada vocablo cuente) que culteranos, locos por enseñarle al mundo cuántos sabemos.

10. JEFF NUNOKAWA: RECORTES LITERARIOS EN FACEBOOK
El método de Nunokawa (que leí en la página de Jane Friedman) me gusta porque me recuerda a mis recortes de los viernes, donde reflexiono sobre cosillas que he leído durante la semana y que me han llamado la atención por inteligentes, curiosas o simplemente bonitas. Jeff trabaja de la siguiente manera (cita de un artículo del New Yorker):
http://www.vqronline.org/writing/whats-your-favorite-writing-prompt-or-exercise
http://www.gabriellaliteraria.com/category/recortes/
http://www.newyorker.com/magazine/2011/07/04/earnest

"Nunokawa typically takes a literary quotation—Edmund Spenser, James Merrill, Joni Mitchell—and elaborates upon it, sometimes for a line, sometimes for a paragraph or two. Nunokawa’s notes are meditations: half literary-critical, half confessional. He writes one a day. “I write as soon as I wake up, because that is when I am most alert and most anguished,” he said. “Each one takes between twenty minutes and four hours to write."

=>(Nunokawa suele coger una cita literaria —Edmund Spenser, James Merrill, Joni Mitchell— y reflexiona sobre ella, a veces con solo una línea, a veces con uno o dos párrafos. Las notas de Nunokawa son meditaciones: medio literario-críticas, medio confidenciales. Escribe una al día. “Escribo en cuanto me levanto, porque es entonces cuando estoy más alerta y con mayor angustia —dice él—. Cada nota me lleva entre veinte minutos y cuatro horas”).

Nada nos da más ideas que leer textos escritos por otros, sobre todo si son buenos textos. Pero el acto de reflexionar, darle vueltas al texto, es incluso mejor: nos ayuda a entender mejor la técnica, la intención y el arte que hay detrás; y esos tres elementos son aplicables, cómo no, a nuestro propio acto creativo. No digo que llenéis vuestro Facebook a diario con este tipo de cosas, pero no está mal dedicar a veces las redes sociales o los blogs a compartir con los demás las emociones, ideas y demás que se despiertan en nosotros cuando leemos algo que nos ha hecho detenernos, aunque sea un momento, a sentir y a pensar. Cada vez es más frecuente leer rápido, con prisa por terminar, por añadir otro “leído” a la estantería de Goodreads o a nuestro récord personal de tareas completas. Pero el slow reading, esa lectura con amor e intensidad, es siempre una experiencia mucho más fructífera.
https://www.goodreads.com/author/show/7903390.Gabriella_Campbell
http://lapiedradesisifo.com/2014/12/23/el-placer-de-la-lectura-slow/

Me detengo aquí, aunque podría seguir. Ejercicios ya sabéis que los hay a montones. Diría que estos son útiles, entretenidos y reveladores. También diría que todos estos ejercicios son más divertidos si se hacen con otros escritores (comparar luego los resultados puede ser sorprendente y muy educativo). Así que si tienes un taller, un club, un grupo, una tertulia o simplemente un amiguete aficionado con el que te comunicas por email, no tienes más que compartir alguna de estas actividades con ellos y ver qué resulta.

Pero cuidado. A ver si os va a gustar y le vais a dar a esto de escribir en serio.
No seáis locos. Huid, que todavía estáis a tiempo.

http://www.gabriellaliteraria.com/10-ejercicios-para-escritores/

274. Retrato Nº 2




Niña pequeña, carita redonda, ojos marrones que siembran dulzura.

Luces un vestido blanco, con estampado de estrellas. Adornada con una cadenita.

Me despierta simpatía su mirada y su simpleza me inspira alegría por su valor de amiga.



Natalia Julieta Mandrile
06/10/2015

273. Retrato Nº 1




Elbis una mujer de mediana estatura, su cabeza es grande, la frente alargada, de ojos marrones.
Como el sol dorado, sus cabellos ondulados. Lleva puesto un pañuelo rojo, y luce un sweater azul con dibujo de flores.
Imagino que su sonrisa es como una caricia para mi alma.
Su presencia me inspira confianza.


Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 05/10/2015

272. FRUTAS DE MI HOGAR




Las frutas nos llevan de la mano

al comedor, con alegría y devoción.

Nos dan sus vitaminas

Que nos fortalecen en la alimentación.

Manzanas, limones, peras,

frutillas, sandia y melón,

naranjas, uvas y cerezas

animan nuestra unión.










Natalia Julieta Mandrile
Morteros, 07/10/2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...