¡BIENVENIDOS AL BLOG DEL TALLER LITERARIO DESPERTARES!

Bienvenidos al blog del TALLER LITERARIO DESPERTARES de la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso" de Morteros, Córdoba, República Argentina.

Este blog se inicia el 14 de junio de 2011 para publicar los trabajos de los participantes del taller, que funciona en la Biblioteca Popular "Cultura y Progreso".

Ilustración de la cabecera: "El desván de la memoria" de José Manzanares, creador de sueños, artista plástico de Linares, Jaén, España.

Seguidores

jueves, 10 de octubre de 2019

381. Clichés en la ficción: cuándo evitarlos y cuándo emplearlos



Se dice que estamos ante un cliché cuando lo que se nos muestra es una idea trillada, que se ha empleado con demasiada frecuencia y que ya no sorprende a nadie.

Chef francés típico, ilustración de Vectorcharacters

A la hora de escribir, tanto en narración como en guión, hay principalmente tres lugares donde podemos encontrarnos con clichés: en las metáforas, en los personajes y en las tramas.


Metáforas

Con frecuencia, para describir y ambientar, recurrimos a las metáforas. Nada como una buena comparación para que el lector se forme una imagen más exacta de lo que queremos contarle.

Esto no es una tarea sencilla porque la imagen que creamos tiene que resultar original y, al mismo tiempo, natural. Las comparaciones tienen que formarse en la cabeza del lector de un golpe, sin que haya que pararse a reflexionar sobre ellas. Hacen las veces de descripción, tienen que servir para que el lector comprenda lo que queremos contarle pero sin resultar tan enrevesadas que le hagan salir de la historia.

Por otro lado, si recurrimos a clichés (por ejemplo: «su sonrisa me deslumbró. Tenía los dientes como perlas»), aunque el lector comprenda lo que queremos decirle, la expresión está tan manida que no le estamos mostrando la sonrisa, sino que se la estamos contando. Y ya sabéis que la principal regla a la hora de escribir es “muestra, no cuentes”.

Personajes

Para analizar los clichés en este punto, tenemos que distinguir entre dos tipos de personaje: arquetipos y estereotipos:

Los arquetipos son patrones, modelos básicos de caracterización a partir de los cuales construir personajes más profundos que tienen la cualidad de poder viajar de cultura en cultura sin perder su fuerza.

Hércules es un arquetipo, así como el Quijote o Luke Skywalker. La guerra de las galaxias está llena de arquetipos. También El señor de los anillos: Frodo, Sam, Aragon, Faramir, Eowin… Todos ellos se basan en un arquetipo que se ha perfilado para añadirle peculiaridades que los hace únicos, pero sus motivaciones y el modelo sobre el que se han construido son universales, por eso funcionan en culturas tan distintas.

Los personajes estereotipo (a modo de ejemplo, creo que puede servirnos la imagen del post) son planos y llenos de tópicos. No aportan nada. Tal y como los describe Robert McKee en su libro El guión: «los estereotipos carecen tanto de contenido como de forma. Se reducen a una experiencia limitada de una cultura concreta disfrazada con generalidades».

Ojo: en ocasiones, si tomamos un arquetipo muy conocido y lo escribimos tal cual, corremos el riesgo de convertirlo en un cliché, a no ser que lo que pretendamos sea, precisamente, aprovechar la fama de ese personaje para reescribirlo y crear un paralelismo en otra época u otro contexto.

Tramas

Es tal vez el punto más peliagudo a la hora de evitar los clichés, porque no es nada fácil saber cuándo estamos siendo originales. Aquí habrá que tirar un poco de autocrítica e intuición, pero es mejor huir de ellos. No se trata de tener que rizar el rizo siempre, pero sí evitar las tramas tópicas porque serán previsibles para el lector.

Por ejemplo, el pasado fin de semana emitieron por televisión The italian job (la versión moderna del año 2003), una película llena de clichés y lugares comunes.

Uno de ellos: un personaje tiene el mismo trabajo que su padre fallecido (con el que tuvo una relación complicada) pero, mientras su padre era de la vieja escuela, este personaje lo realiza siguiendo las normas. Al final, cómo no, el personaje se encuentra en una situación que le obliga a recurrir a las técnicas de su padre y, metafóricamente, a reconciliarse con él… Un topicazo que se ve venir desde la primera mención que hacen sobre el tema.

Si no se manejan bien estos clichés en las tramas, lo que acaba pasando es que el lector ve a la legua lo que va a ocurrir, se aburre, se cansa y deja de leer. ¡Lo peor que nos puede pasar como escritores! :S

Cuándo SÍ podemos recurrir a los clichés

Ahora que hemos visto dónde es más fácil que caigamos en ellos y hemos de intentar evitarlos, veamos los momentos en los que sí tienen cabida los clichés:

1. Primer borrador: cuando escribimos el primer borrador de nuestro texto, lo mejor que podemos hacer es no obsesionarnos con los clichés, al menos con los clichés en las metáforas. Los clichés en las tramas y en los personajes deberíamos haberlos evitado ya en la fase de planificación del texto.

Si nos paramos demasiado a crear originales descripciones durante la primera versión, no avanzaremos. Es el momento de escribir. Si tienes que poner “dientes como perlas”, ponlo. Ya habrá tiempo para corregir y revisar esas cosas más adelante.

2. Diálogo: no siempre, claro está, pero a veces podemos dejar que se nos cuele un cliché en los diálogos. La gente habla así, recurre a refranes y expresiones conocidas; no todos los personajes pueden ser tan ocurrentes. De vez en cuando, podemos emplear clichés para los diálogos de un personaje para hacerlo más simple, más común.

No sé a vosotros, pero a mí me molesta muchísimo cuando me encuentro una historia donde todos los personajes de todos los diálogos tienen réplicas fantásticas y originales. No me lo creo. Y le resta peso a otros momentos de la historia.

Por ejemplo, en la película El sueño eterno los momentos que más disfruto son los diálogos entre Vivian (Lauren Bacall) y Marlow (Humphrey Bogart). Además de la química entre ellos, ambos personajes son ingeniosos y se retan a través de los diálogos, es un duelo. Pero las conversaciones que mantienen con el resto de los personajes no tienen este nivel, lo cual las hace creíbles y le da mayor importancia a la relación entre ellos dos.

3. Comedia y parodia: un género en el que funcionan bien es en el humorístico. Pero también aquí es fácil caer en los tópicos y no hacer gracia. Cuando recurrimos a los clichés como chiste ha de ser para darles otra vuelta de tuerca, para tomarlos como base y añadirles elementos nuevos que los hagan originales y divertidos. Nada fácil, lo sé. Pero si no hay reto, ¿dónde está la gracia?

4. Trama: al igual que en el punto anterior, podemos recurrir a los clichés siempre y cuando partamos de ellos para luego darles un giro sorprendente. Se trata de aprovechar el hecho de que el lector cree que sabe lo que va a ocurrir porque lo ha visto antes y, cuando menos se lo espera, se rompe el tópico y pasa otra cosa.

Eso sí, ojito con este juego porque corremos dos peligros:

Por un lado, el giro no puede ser gratuito, sino que tiene que estar justificado y tener sentido una vez que se desvela.

Por otro, hay que añadir otros elementos que mantengan al lector enganchado y con interés por la historia. Si el lector cree que sabe lo que va a ocurrir y no hay nada más que le retenga leyendo, es posible que se aburra y deje la lectura.

Bueno, y hasta aquí estas reflexiones sobre los clichés. ¿Qué os han parecido? ¿Estáis de acuerdo? ¿Se os ocurren otros sitios donde debamos evitarlos o podamos usarlos?


https://www.literautas.com/es/blog/post-3553/cliches-en-la-ficcion-cuando-evitarlos-y-cuando-emplearlos/



viernes, 4 de octubre de 2019

380. Samuel Beckett, escritor irlandés (1906-1989)




PARA ELLA EL ACTO SOSEGADO...

para ella el acto sosegado
los poros sabios el sexo inocentón
la espera no muy lenta los lamentos no demasiado largos la ausencia
al servicio de la presencia
los pocos jirones de azul en la cabeza las punzadas al fin muertas del corazón
toda la gracia tardía de una lluvia que cesa
con la caída de una noche
de agosto

para ella vacía
él puro
de amor



ESTAR AHÍ SIN DIENTES NI MANDÍBULAS

estar ahí sin dientes ni mandíbulas
adónde se va el gozo de perder
con el apenas inferior
de ganar
y Roscelin y esperamos
adverbio oh regalito
vacío vacío salvo jirones de canción
padre me dio un marido
o al arreglar las flores
que moje cuanto quiera
hasta la elegía
de los zuecos herrados aún lejos de Les Halles
o el agua de la canalla apestando por las tuberías
o nada más que moje
porque es así
que pula lo superfluo
y venga
con la boca idiota y la mano hormigueante
a la cavidad hundida alojo que escucha
lejanos tijeretazos argentinos






Poeta, novelista y crítico irlandés nacido en Foxrock en 1906.
Estudió los primeros años en el condado de Fermanagh y luego la carrera universitaria en Trinity College de  Dublin,  donde obtuvo el «Bachelor of Arts» en 1927.
Aprovechando su estancia en París como profesor de inglés, estudió profundamente a Descartes y Dante, trabó amistad con James Joyce y escribió los primeros estudios críticos publicados en París en 1929.
De regreso a Dublin empezó a luchar contra una profunda depresión producto de su carácter solitario y sombrío. Renunció al trabajo y empezó a viajar por diferentes países europeos, dictando conferencias y dedicando gran parte del tiempo a la literatura. Durante la guerra se unió a la resistencia, y una vez terminada se radicó en París donde inició la etapa más prolífica de su carrera. En 1949 publicó "Eleutheria" y en 1953 "Esperando a Godot", obras seguidas por "Final de juego" en 1958 y "Días felices" en 1961. Ese mismo año recibió el  premio Prix Formentor y en 1969  el Premio Nobel de Literatura.
Después de una prolongada enfermedad, falleció en París en 1989.



https://ciudadseva.com/texto/para-ella-el-acto-sosegado-2/

https://ciudadseva.com/texto/estar-ahi-sin-dientes-ni-mandibulas/

http://amediavoz.com/beckett.htm

379. ALEJANDRÍA Su origen - I parte

   
           

                                      El Dios Serapium                              Ruinas de Alejandría
                                                             
El origen y trascendencia de las civilizaciones, en el tiempo, es conocido como un período de confusión y de continuos reinados invasivos. Dinastías, administraban, compartían y competían los espacios.
Antes de Cristo, cuando el enclave griego de “Alejandría” ni siquiera era un sueño, en las costas del mar Mediterráneo de Occidente, se asentaban dos poderosas civilizaciones: Roma y Cartago,  testigos del devenir y expansión del continente europeo Occidental, hacia su intrusión en el ultramar asiático.
En el Cercano Oriente, en tanto, una península, Anatolia, codiciada sistemáticamente por los Pueblos del Mar, los griegos y los árabes, al invadirse entre sí con diferentes suertes, unía a dos mares: el Egeo y el Negro y bañaban litorales de mundos antiguos donde se  acunaron civilizaciones. 

En 753 a. C. en las costas  occidentales del Mediterráneo, estados poderosos dirimían sus contiendas. Uno era la Grecia Antigua: unión de clanes familiares que vivían en distintas ciudades importantes, y primer ensayo político independiente de carácter republicano en la historia que se conoce. El otro era Roma: un Imperio conformado por diferentes monarquías de países occidentales.  
Entre ambos reinos, establecieron un Acuerdo de Paz y el tiempo las convertiría en promotores de la civilización Occidental.

En 546 a. C. avanzando doscientos años, a ese mundo organizado el persa Ciro el Grande, del Imperio de Oriente y reinaba en Egipto, le declaraba la guerra, decidido a recuperar los enclaves que habían perdido en manos de los griegos en un pasado remoto. Al reconquistarlo terminaron con la armonía pactada entre los dos reinos.  
El conflicto dio lugar a que en el Senado de Roma, se organizara una rebelión que expulsaría a los reyes de la monarquía fundadora, y  diferentes dinastías de los países aliados dieran forma a un nuevo Imperio que llamarían República Romana.

En 338 a. C. doscientos años después, en la sometida provincia griega del Oriente Medio, Macedonia, el ejército de su Rey iniciaba una rebelión contra sus opresores, los  persas,  para recuperar lo que consideraban habían perdido. En las primeras escaramuzas ganaban las ciudades de Atenas y Tebas.
Macedonia se erigiría en una potencia griega, independiente y una amenaza para Oriente.                    

En 336 a. C. Alejandro Magno, emperador griego, al frente del ejército macedonio y decidido a recuperar por completo el territorio Sirio, invadía Egipto y vencía  al Rey Darío III, gobernador de las provincias del Oriente Medio.
Instalado en el enclave, Alejandro en un sueño premonitorio, había vislumbrado al poblado de Rakotis, que se alzaba en una confluencia del estuario del Nilo con el Egeo, como un extraordinario lugar para levantar allí una ciudad al estilo griego.
Lo llevaba el afán de mezclar a la cultura griega, creencias religiosas milenarias, el saber universal y la convivencia con razas nómades que habían incursionado por valles y mesetas del Asia Oriental desde el fondo de los tiempos.
Conocedor de la estratégica ubicación del enclave, hizo construir allí un puerto de apertura a una ruta fluvial, abriendo un importante intercambio comercial entre dos mundos, que unirían a Occidente con el continente asiático.
Poco tiempo después, Alejandro Magno abandonó Alejandría para seguir con su sueño de reconquistas, dejando a Ptolomeo I como Regente del lugar, dando así comienzo a la dinastía Ptolomeica, propulsora de una cultura que trascendió por su influencia en el mundo occidental, la helénica.

Ptolomeo II, notable ascendiente de dicha cultura, sucedió a su padre en el trono, y con la idea de preservar el enclave, ante el interés de los reinos sometidos por recuperar espacios perdidos y para evitar que saqueadores se apropiaran de documentos y pergaminos escritos, abrió en la nueva ciudad un Museo, donde hizo resguardar importantes documentos que revelaban tratados químicos sobre nuevas ciencias, que habían abandonado los árabes al retirarse. En su interior, dispuso un amplio salón donde ordenaron las tablillas y los libros manuscritos, creando así una Biblioteca.
Museo y Biblioteca se hallaban muy cerca del Templo dedicado al dios greco-egipcio Serapis, reverenciado como patrono de la ciudad y ubicado en un suburbio, hoy sepultado en el agua por cataclismos; la historia lo describe como  El  Bruchión.
Del inventario y la catalogación de libros y tablillas se  encargó Zenodoto de Éfeso. La leyenda lo considera el primer bibliotecario; lo acompañaba el poeta Calícamo.
El puerto de Alejandría, pasó a ser el punto de arribo de todo barco mercante que surcara los océanos del mundo conocido.
Los inspectores de su aduana, revisaban las cargas de los buques que llegaban para proceder al cobro del impuesto correspondiente. Confiscaban todos los manuscritos que traían, los llevaban a la biblioteca, los copiaban y luego los devolvían a sus dueños. Así recopilaron noticias de todo el mundo.
Ptolomeo II para organizar y darle trascendencia al pueblo, le otorgó la ciudadanía alejandrina a una importante colonia de judíos que llegaba de Judea, permitiéndoles la plena libertad de practicar su culto. La periferia de la ciudad, era el lugar más pobre y abandonado y ocupado por los pescadores egipcios. Pero la mayoría de la población, era de ascendencia griega.    

En el Arte y la Arquitectura de la nueva ciudad, predominaba el estilo egipcio, con apenas influencias griegas; en cambio la cultura helénica, sólo se propagaba en las clases altas y en la administración. 
Este crisol de diferentes razas, en una ciudad que el tiempo la fue haciendo cosmopolita, preparaba un camino que la convertiría en un enclave levantisco y poblado de diferentes cultos religiosos que culminarían en profundas intolerancias.

Así surgió y se la conoce en la historia, como Alejandría, la ciudad de la Biblioteca. Raíz de culturas que promovió enfrentamientos entre pueblos, que en el acontecer  histórico de sus acervos, fueron imposibles evitar.
Siempre es esclarecedor recordar las cepas de la historia que alumbraron la humanidad que hoy conocemos.
                                                                                                                                        Esperanza

viernes, 30 de agosto de 2019

378. Colisión expresiva. Pensamiento multivariable por Lisandro




ED 

Equilibrio dinámico


Gestioná con equilibrio las relaciones entre los materiales que generás.

Equilibrio es el estado de un diseño generado cuyos elementos que lo componen están en relación de contraste

Dinámico significa que no hay una receta que ofrezca una pauta constructiva predeterminada. Sino que el punto de equilibrio se va descubriendo según la situación concreta y única del proceso creativo y de los materiales específicos que allí se trabajan.

Así el trayecto expresivo, que va de la idea-fuerza (en la mente) hasta su puesta en texto (en la hoja) debe avanzar equilibrando las cualidades y cantidades (en todas las variables) de los diseños que genera y descubriendo por dónde pasa el punto de equilibrio en cada caso.

El trompo cae porque pierde equilibrio. Pierde equilibrio porque deja de moverse.



DDH

Doble determinación hipotáctica

Cuando se diseña una parte, "levantar la mirada" hacia el entorno macro-estructural al que pertenece, y co-determinarlo. 

Cuando se diseña un todo, proyectar partes que podrían componer ese todo, y co-determinarlas. 

Co-determinar significa que la determinación de la parte coincida con la determinación del todo, y viceversa.




https://twitter.com/i/moments/927732232919441408

https://twitter.com/LabDelPoeta

377. Las 22 reglas de Pixar para crear una buena historia





La compañía cinematográfica Pixar sabe cómo desarrollar una gran historia: Toy story, Buscando a Nemo, Wall-E, Up, Los increíbles…

Estas son sus 22 reglas de oro, que te pueden servir de guía para tu proyecto narrativo.

Toma nota y lánzate a escribir



1. Admiras a un personaje por sus intentos, más que por sus éxitos.

2. Tienes que tener en cuenta lo que es interesante para ti, como público, no como escritor. Pueden ser cosas diferentes.

3. Definir un tema es importante, pero no verás de que trata hasta que esté finalmente terminado. Ahora, reescribe.

4. Érase una vez___. Todos los días, ___. Un día___ . Debido a ___. Debido a ___. Hasta que finalmente ___.

5. Simplifica. Focaliza. Combina personajes. Evita los desvíos. Sentirás que estás perdiendo cosas valiosas pero te dará libertad.

6. ¿Con qué se siente cómodo tu personaje? Lánzale al polo opuesto. Desafíalo. ¿Cómo lo superará?

7. Crea el final de tu historia antes de saber cómo llegarás a la mitad. Los finales son duros, enfréntate al tuyo.

8. Termina tu historia, abandónala, aunque no sea perfecta. En un mundo ideal tendrías ambas cosas. Pero continúa, sigue adelante. Lo harás mejor la próxima vez.

9. Cuando estés atascado, haz una lista de cosas que NO van a pasar a continuación.Muchas veces el material se mostrará solo.

10. Separa las historias que te gustan. Lo que te gusta de ellas es una parte de ti, tienes que reconocerlas para poder usarlas.

11. Ponerlo en un papel te permitirá desarrollar mejor la historia. Si una idea perfecta se queda en la cabeza, nunca la podrás compartir con nadie.

12. Desecha lo primero que se te venga a la cabeza. Y de lo segundo, tercero, cuarto, quinto…apártate de lo obvio. Sorpréndete a ti mismo.

13. Dales opiniones a tus personajes. La pasividad y maleabilidad pueden parecer agradables cuando uno escribe, pero es veneno para la audiencia.

14. ¿Por qué debes contar esta historia? ¿Qué es lo que te impulsa a contarla? Ese es el corazón de la misma.

15. Si fueras tu personaje, en esa situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad da credibilidad a situaciones increíbles.

16. ¿Cuáles son los riesgos? Danos una razón para empatizar con el personaje.¿Qué pasa si no logran éxito? Acumula las probabilidades en contra.

17. Ningún trabajo es una pérdida de tiempo. Si no funciona, déjalo y sigue adelante. Volverá más tarde, cuando sea útil.

18. Tienes que conocerte a ti mismo: diferenciar cuando lo estés haciendo bien y cuando no. Primero hay que probar la historia, no perfeccionarla.

19. Las coincidencias que ponen en problemas a los personajes son geniales; Las coincidencias para sacarlos, son tramposas.

20. Ejercicio: desarma una película que no te guste. ¿Cómo la reorganizarías para hacer que te guste?

21. Debes identificarte con la situación y los personajes. No puedes escribir en frío. ¿Que te haría actuar de esa manera?

22. ¿Cuál es la esencia de tu historia? ¿Cuál es la forma más económica de contarla? Si sabs eso, puedes construirla a partir de ahí.


https://portaldelescritor.com/articulos/articulo-04/

376. PALABRAS Y FRASES PARA LAS TRANSICIONES


Sin importar cuál sea su género, un texto puede considerarse como una exposición de ideas, que deben ser conectadas entre sí, de acuerdo a algún propósito. A continuación hay una lista (no exhaustiva) de palabras o frases útiles para esta ilación de ideas, agrupadas de acuerdo a su finalidad:

INDICAR TIEMPO / FRECUENCIA

después (de) 
ya 
siempre 
en cuanto, tan pronto como 
al principio 
por fin 
al principio 
al mismo tiempo, a la misma vez 
inmediatamente 
antes de (que) 
brevemente, conciso
antes de ayer
durante 
eventualmente 
finalmente, por fin 
primero 
frecuentemente 
inmediatamente 
al rato 
en primer lugar, en primera instancia
mientras tanto 
en el pasado/futuro 
anoche 
por último 
después, más tarde, luego, mientras tanto
mientras tanto 
la mayor parte del (día/mes/año)
luego
al otro día 
a la mañana/tarde/noche
nunca 
antenoche 
ahora (entonces, pues) 
muchas veces, a menudo, con frecuencia
al (día/mes/año) siguiente
una vez 
rápidamente 
raramente, rara vez 
pronto, dentro de poco, próximamente
de repente, súbitamente
entonces, luego 
cuando 
ayer 
Hace (días, meses, años)


INDICAR UN LUGAR


encima de, arriba de 
entre, en medio de 
alrededor de 
abajo 
al lado de 
más allá, más lejos 
abajo, hacia abajo 
adelante, hacia adelante 
de, desde 
aquí 
delante de, frente a, en frente de
dentro de, adentro 
cerca de 
al lado de 
en
sobre 
frente a 
afuera, afuera, hacia afuera 
por, a través de 
debajo de


AÑADIR UNA IDEA


otra vez, de nuevo, nuevamente 
también 
y, o 
as así como 
además, también 
para mencionar una cosa, primero
además, a más de esto
por añadidura, además 
además de, a más de 
en primer lugar, primeramente
en segundo lugar 
por último 
asimismo, igualmente, de mismo modo
más 
además, es más, por otra parte
por otro lado 
de igual manera, semejantemente, igualmente
también


EXPLICAR


entre ellos / ellas 
como sigue 
por ejemplo, ejemplo de esto 
en otras palabras 
en particular 
en primer lugar, en primer término
de la siguiente manera 
como 
principalmente 
es decir, a saber, o sea 
específicamente 
como 
es decir 
así 
para ilustrar


COMPARAR / CONTRASTAR


aunque 
pero, sino 
aún así, no obstante 
a la inversa, viceversa 
diferentemente, de manera diferente
sin embargo, no obstante 
en contraste, por el contrario 
a pesar de 
de cierta manera, hasta cierto punto, en cierto modo
sin embargo, no obstante 
por un lado 
por otro lado, por otra parte
sin duda 
por supuesto, claro está que 
al contrario 
de otra manera, de otro modo


MOSTRAR UN RESULTADO


por consiguiente, en conformidad con
como resultado 
como es/era de esperarse
en consecuencia 
por esta razón 
por (lo) tanto, por esto 
en todo caso, de cualquier manera/forma 
lógicamente 
por supuesto 
entonces, luego 
por lo tanto, así que 
así 
con que, así que


ENFATIZAR


sobre todo 
igualmente 
especialmente 
efectivamente, realmente, en realidad 
de hecho 
principalmente, por la mayor parte


RESUMIR


al fin y al cabo, después de todo 
como se ha notado 
finalmente, por fin 
en efecto 
en fin, en fin de cuentas 
en otras palabras 
en síntesis , brevemente
en general, mirándolo todo 
para resumir, en resumen 
es decir, o sea


https://www.escribir.com.ar/recurso/palabras-y-frases-transicionales/

jueves, 29 de agosto de 2019

375. Los 38 errores más comunes de la escritura de ficción por Jack M. Bickham (1930-1997)




Escribir ficción siempre tiene mucho de creatividad, de azar, de inspiración; pero también de dedicación, de persistencia y, principalmente, de aprendizaje basado en dos grandes fuentes: la imitación y la prueba-error.

Los errores son una gran materia prima para pulir nuestra escritura y para qué cometerlos, si un escritor como Jack Miles Bickham (1930-1997) nos puede atajar el camino señalándonos algunos.

A continuación transcribo su listado, basado en el libro "Los 38 errores más comunes de la escritura de ficción y cómo evitarlos" (1992, Writer’s Digest Books, USA).

Jack Miles Bickham (EE.UU.,1930-1997)

1.No pongas excusas: evita las demoras y los dilates a la hora de sentarte a escribir.
2.No te consideres muy listo: si te crees superior a la media, es posible que escribas historias muy complejas, o incluso indescifrables, que dejen a más de uno a medio camino.
3.No alardees de tu intelecto: podrías obligar al lector a tener que revisar una biblioteca entera para entender acerca de eso que tanto sabés.
4.No esperes milagros: tu texto no se va a escribir solo y la inspiración no va a llegar mágicamente. Hora de arremangarte y teclear.
5.No precalientes motores: la historia no es uno de esos autos de los de antes, que tenías que dejarlos calentando antes de arrancar. Es preferible ir directamente al punto en vez de tantas introducciones innecesarias en la mayoría de los casos.
6.No describas puestas de sol: la descripción suele detener el curso de la historia y más de una vez ser un relleno inútil.
7.No uses a gente real en la historia: a menos que sea alguien muy interesante, siempre es preferible crear tu propio personaje.
8.No escribas sobre monigotes: los personajes endebles, sin metas claras suelen restar más que sumar en la historia con su poca razón de ser/hacer.
9.No des rodeos cuando puedes ir directo al conflicto: toda historia necesita de un conflicto para tomar cariz narrativo y lo ideal es que aparezca lo antes posible.
10.No hagas que las cosas pasen sin razón: en una buena historia, todo pasa por algún motivo más o menos evidente.
11.No te olvides de la relación causa-efecto: derivado de lo anterior, cada cosa que sucede debe tener su consecuencia o, dicho a la inversa, cada cosa que sucede, es el efecto de algo/alguien que la detonó.
12.No te olvides de quién es la historia: toda la acción es llevada a cabo principalmente por un personaje, por lo tanto el narrador debe tratar de correr tras este y no desviar el foco.
13.No falles a la hora de dejar claro el punto de vista: complementario al punto 12, el narrador no solo debe ir siempre tras el personaje central, sino que también debe centrarse en sus pensamientos, sus emociones, sus problemas.
14.No le des cátedra a tu lector: si en el punto 3 se decía que no obligues al lector a buscar en la biblioteca para que te entienda, aquí se habla del otro extremo: hacer que por ahí el narrador se transforme en la Wikipedia.
15.Tampoco hagas que los personajes den cátedra: siguiendo con el punto anterior, no hagas entonces que los personajes giren la cabeza y le den lecciones al lector sobre un tema específico.
16.Ni que digan cosas irrelevantes: los diálogos deben ser sustanciosos en todo momento y funcionales a la trama.
17.No hagas muy rudimentario el lenguaje con que hablan: salvo que sea necesario, no hagas que los diálogos suenen a una charla de bar, cargada de me-dijo-le-dije-a-lo-que-respondí. Y tampoco que insulten innecesariamente.
18.No te olvides de los otros sentidos: los personajes no solo oyen y ven. También tienen nariz, lengua y piel.
19.No le temas al «dijo»: es el verbo de dicción más simple y con menos posibilidad de error a la hora de construir incisos en los diálogos.
20.No asumas que lo sabes todo. Investiga: si no conoces un tema, haz un trabajo de investigación, porque siempre habrá un lector que sepa más que tú.
21.Nunca dejes de observar y tomar notas: con estas acciones lograrás verosimilitud y descripciones cada vez más breves, exactas y significativas.
22.No ignores la estructura de una escena: si bien no hay una receta perfecta a continuación transcribo un método funciona bastante bien, aclarando que debería usarse en aquellos momentos importantes y no en todos:
-Decide específicamente cuál es el objetivo inmediato del protagonista en esa escena.
-Escríbelo claramente en tu texto, donde puedas verlo.
-En una nota aparte, escribe la pregunta que debe ser respondida SÍ/NO en la escena.
-En la historia, cuando el objetivo principal del protagonista para esa escena en particular es develado, haz que otro personaje declare o demuestre su oposición.
-Planifica las maniobras y pasos en el conflicto que se desarrolla entre estos dos personajes y sus objetivos opuestos.
-Escribe la escena momento-a-momento, no hagas un resumen.
-Haz que la escena termine lo peor posible para los personajes, de tal manera que la respuesta a la pregunta SÍ/NO de la escena sea respondida de la peor manera posible.
23.No arrojes cocodrilos por la ventana: similar a hacer aterrizar un OVNI en el patio, no fuerces a que en la historia ocurran cosas descabelladas para que pase algo o se resuelva determinado giro imprevisto/conflicto/nudo.
24.No te olvides de hacer pensar a tus personajes: como buenos humanos (o con sus atributos), los personajes piensan y un buen esquema para sacar provecho de esto es: emoción → pensamiento → decisión.
25.No te vayas por las ramas: si ya tienes una historia planificada (es conveniente), aférrate al guión y no te desvíes.
26.No te preocupes de ser obvio: relacionado con el punto 2, «aterriza» tu historia para que el lector la entienda en todo momento.
27.No te critiques hasta la muerte: incluso cuando sientas que estás escribiendo algo tonto, haz una nota en donde sientas eso y sigue. Cuando lo corrijas verás si era tan así y cómo se corrige/mejora.
28.No te preocupes de qué pensará tu madre:  escribas lo que escribas, no vas a conformar a todos por igual.
29.No ocultes tus sentimientos: es mejor dejarlos traslucir en el papel. Es muy posible que los lectores lo disfruten.
30.No vayas al Club de Escritores a mostrar tu obra más preciada: podrían plagiártela.
31.No ignores los consejos profesionales.
32.No persigas el mercado: el riesgo de escribir sobre lo que está de moda es que cuando termines, ya haya pasado. Es preferible que escribas sobre lo que te guste y lo que te sientas cómodo.
33.No estés en pose: no te conviertas en un personaje. Dedícate a escribir. Lo demás es oropel.
34.No desperdicies esas ideas que te funcionan: No está mal usar una y otra vez las mismas ideas, siempre que tus libros no suenen a más de lo mismo.
35.No te detengas tan pronto cuando revises: una vez que hayas terminado el primer borrador, este procedimiento podría serte útil:
-Toma un descanso.
-Lee el borrador de una vez y deja marcas ahí donde encuentres detalles que quieras corregir.
-Repara esos problemas.
-Reexamina el principio de la historia, ¿atrapará al lector?
-Estudia el punto de vista de los personajes, especialmente del protagonista.
-Revisa el esquema temporal, para que la historia no tenga baches de continuidad.
-Reexamina las motivaciones de los personajes, ¿actúan en función de ellas?
-Busca las coincidencias y elimínalas.
-Revisa los finales de los capítulos.
-Piensa en la lógica de la historia.
-Examina el final de la historia, ¿se cumple el objetivo?
36.No hagas trabajar de más al editor: Si ya has terminado tu novela, préstale atención a estos lineamientos:
-Todo debe estar tipeado, nada de notas al margen a mano, nada de texto con colores, sólo texto negro legible sobre hojas blancas.
-Usa hojas de papel de buena calidad, ojala que no se vea a través de ellas ni que sean de otro color excepto blanco. No tienen que ser hojas caras.
-Que el texto esté a doble espacio y por una sola cara, sin justificar, con sangría en la primera línea de cada párrafo y sin espacios extra entre los párrafos.
-Usa una fuente de letra estándar, que puede ser Times New Roman o Arial, no uses letras raras.
-Que las hojas tengan márgenes estándar, es decir, al menos 1 pulgada (2,54 cm) en cada borde de la hoja, agregando media pulgada más (1,27 cm) en el margen izquierdo.
-Pon tu nombre y datos de contacto (dirección + teléfono + email) en la primera página, en la esquina superior izquierda, aparte del título de la obra en el centro y otra vez tu nombre debajo, antecedido por “escrito por”.
-Pon tu apellido y el número de página a la derecha en la cabecera de cada página, exceptuando la portada.
-En la portada incluye el LOGLINE, un resumen de entre una y tres frases de la historia que suscite interés.
-En la siguiente página, un resumen de la obra (los primeros 3/4 de la obra, no cuentes el final) que no sea más larga que cinco carillas.
-Agrega las primeras diez páginas de tu novela, para mostrar el estilo y el ritmo y el tono.
-Al final del texto, incluye la palabra FIN, para que quede muy claro que no hay más páginas que leer después.
37.No te rindas: si rechazan tus originales, sigue intentándolo. Incluso se usa cada vez más la autoedición, pero antes asegúrate de que la editorial revise tu texto.
38.¡No te quedes sentado! …Cuando podrías estar escribiendo.


https://www.escribir.com.ar/recurso/los-38-errores-mas-comunes-de-la-escritura-de-ficcion-jack-m-bickham/

miércoles, 14 de agosto de 2019

374. ARTE POÉTICA de Vicente Huidobro




ARTE POÉTICA de Vicente Huidobro (chileno, 1893-1948)

Que el verso sea como una llave
que abra mil puertas.
Una hoja cae; algo pasa volando;
cuanto miren los ojos creado sea,
y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
el adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga,
como recuerdo, en los museos;
mas no por eso tenemos menos fuerza:
el vigor verdadero
reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!
hacedla florecer en el poema.

Sólo para nosotros
viven todas las cosas bajo el sol.

El poeta es un pequeño Dios.


Vicente Huidobro y su familia de viaje a Europa

El poeta invita al lector a la creación poética como vehículo de comunicación entre las personas. Cuando algo ocurre a su alrededor ocurren más momentos y estos pueden ser momentos poéticos que transmitir y hacerle llegar al lector, al oyente. Es importante la formación, el cultivar el lenguaje poético, así como conocer los recursos formales, lengua, sintaxis, etcétera.

Vivimos un momento en el que pensar, usar el cerebro, desde el punto de vista literario, no se estila. Pero el cerebro es el músculo más importante, el que hace que nos sintamos nosotros mismos. La poesía, lo literario, está vigente y los poetas son los que tienen ese espíritu y pueden transmitirlo a través de los versos. La poesía es una prolongación de lo divino, de la creación.

Como podemos ver en este poema, la creación poética es un tema vigente y que está presente en muchos poetas. Cada uno lo expresa de manera diferente pero la finalidad es la misma: todo lo que nos rodea tiene la posibilidad de ser plasmado en un verso, en un texto poético que un lector puede conocer y hacerlo sentir como propio.

Además, es importante esa visión casi religiosa de la poesía. No sólo es algo que nace del interior del escritor y que se plasma en palabras y versos, sino que, como si de un religioso se tratara, busca captar la belleza de lo que le rodea y plasmarla en su trabajo, en este caso el escritor. Además, de la misma forma que uno encuentra a Dios, a la divinidad y la acepta en su interior, el poeta, de alguna manera, también encuentra la inspiración, ese sentimiento poético y lo interioriza y lo plasma a través de la poesía.

Es por ello que el poeta no solamente escribe, sino que se forma, viaja, conoce e intercambia todo tipo de información con otros poetas para seguir creciendo como escritor, como creador, como personas que utiliza la realidad, lo onírico, los pensamientos más íntimos para crear un universo literario centrado en la poesía, en los versos y, como no podía ser de otra manera, que todo ello sea transmitido a todo aquel que quiera leerlo y conocerlo.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en enero de 2015, visto en https://poemario.org/arte-poetica-2/

https://poemario.org/arte-poetica-2/

https://clublecturacastellnovo.wordpress.com/2014/09/21/analisis-poetico-arte-poetica-de-vicente-huidobro/


lunes, 29 de julio de 2019

373. Bruma histórica: "MÍSTICA Y MATICES"




                                      
Confieso que, en busca de información para incorporar al libro que había decidido escribir,  “Mística y Matices”, me resultó incomprensible que los habitantes de Morteros no tengamos aún en claro, su origen fundacional.
No soy oriunda de Morteros, y al arribar, a mis oídos habían llegado datos confusos, pero ahora me sorprende que un tema tan interesante, no se lo tratara en los círculos de los colegios. Morteros se halla inmerso en la confusión de sus inicios.
Este desconcierto lo profundiza, comprobar que autoridades municipales de entonces, celebraran su Cincuentenario allá por agosto de 1944, y que el Centenario se lo hiciera  en agosto de 1991, tres años antes de cumplirse los supuestos cien años iniciales. Quienes habían sido los fundadores de entonces, no son los mismos que ahora. 
Es cierto que el nombre “Estación Morteros” existe gracias al ferrocarril construido por una “compañía” extranjera, con intereses económicos en connivencia con intereses nacionales.
Pero el núcleo urbano del terreno que lo circundaba, se debe a quienes ya estaban aquí, y se habían atrevido a nutrir con su sangre, la humanización y valorización de parte de este espacio agrario.
Porque al arribo del ferrocarril, los alrededores de las colonias Isleta y Beiro, ya estaban ocupadas por inmigrantes.
En 1891, Córdoba reconocía en su jurisdicción provincial, a las primeras autoridades electas del nuevo enclave Morteros.
En 1894 Santa Fe intervenía con sus Leyes, refundando a un caserío que ya existía en la provincia de Córdoba.
Era el tiempo en que el Estado de la Nación regalaba importantes extensiones de terrenos aledaños a las vías a construir, en la concepción agraria de insertar el progreso en el interior del país, y en la necesidad de lograr nuevas salidas portuarias para la producción de las provincias de Córdoba, Santa Fe y el Norte del país. Buenos Aires, en aquel tiempo, ejercía el monopolio del único puerto de salida al exterior.
Los primeros inmigrantes que arribaron a Morteros y transpiraron la tierra, aún esperan que se los reconozca en la consideración de sus habitantes.
Y sus descendientes, necesitan que sus autoridades, clarifiquen los pormenores de su origen como pueblo.
                                                                                       Esperanza R. Chiapero

jueves, 25 de julio de 2019

372. ¿Qué aconseja y quién es Néstor Belda?



«El valor de tu escritura no está en las palabras que usas, sino en cómo cuentas la historia.»

«Ningún escritor ha encontrado el cartel que dice: "Aquí acaba tu aprendizaje."»

«MOSTRAR, NO EXPLICAR no solo es una técnica narrativa. También es bueno para el amor.»

«El escritor construye un mundo, el lector lo vive e interpreta con su andamiaje emocional.»





¿Quién es Néstor Belda?


Néstor Belda nació en 1962 en Mendoza, Argentina. En sus comienzos literarios, fue alumno de narrativa del escritor Américo Calí (1910 ― 1982).

Fue coordinador del foro de debates literarios y filosóficos «Gargantúa».

Ha dirigido el grupo de orientación narrativa «Cuéntame una historia» de la comunidad de escritores «Palabra sobre palabra».

Fue profesor de Técnicas Narrativas en el Centro de Estudios Literarios.

Actualmente es profesor de Técnicas Narrativas de la Asociación de Centros de Filosofía para Niños de la Comunidad Valenciana, es, asimismo,  profesor habilitado por Consellería de Educación de la Comunidad Valenciana para impartir cursos de escritura y técnicas narrativas para profesionales de la educación.

Es coordinador de maquetación on-line de la Revista Internacional de los Centros Iberoamericanos de Filosofía para Niños.

Fue codirector del taller «Fantástica de creación literaria» del XXV Encuentro Internacional celebrado en abril de 2014, en la localidad de Cheste, Valencia.

También es miembro del equipo de investigación-acción docente y de creación narrativa «Mi balza roja».

Imparte cursos presenciales de escritura en librerías y ayuntamientos, en Castellón y Valencia.

Es corrector ortotipográfico y de estilo.

En la actualidad dirige su propio Curso Online de Escritura.

Autor del libro de relatos «Todas son buenas chicas, Editorial Círculo rojo, Junio 2104, ISBN 978-84-9076-304-9, edición física.

Prologuista de “El viaje”, Editorial Círculo Rojo, ISBN 978-84-9050-804-6

Prologuista de “Antología de Microrelatos Ilustrados”, de Enrique Pilozo, Editorial de la Municipalidad de Santiago de Guayaquil, Marzo 2014.

Si bien escribió su primer cuento a los catorce años, no es hasta 2010 cuando decidió dar a conocer algunas de sus obras en la Revista Literaria «Los sábados, las prostitutas madrugan mucho para estar dispuestas» y en Revista Internacional de los Centros Iberoamericanos de Filosofía para Niños y Niñas y de Filosofía para crianças.

Además,  es autor de numerosos artículos sobre escritura literaria y técnicas y recursos narrativos, publicados en diversos medios y, por supuesto, en su propio web.

Desde 2002 reside en El Perelló, Valencia, España.

En abril de 2015, Néstor Belda entra a formar parte del equipo de redacción de la Revista MoonMagazine, como titular de las subsecciones “Las inquietudes literarias de Néstor Belda” y “Reseñas de Néstor Belda”, dentro de la sección “Club Literario”.

Profesor de técnicas narrativas, corrector ortotipográfico, escritor, articulista. @NessBelda.


371. Luis Alberto Spinetta - Bajan (En Vivo) ft. Gustavo Cerati

jueves, 18 de julio de 2019

370. Significado de Aleph


¿Qué es Aleph?

Aleph es el nombre de la primera letra del alefato, o, lo que es lo mismo, la primera de las consonantes en el alfabeto hebreo. Es representada con el signo gráfico “א” y, según la Real Academia de la Lengua, en español debe escribirse y pronunciarse “álef”.

Álef es también la primera letra del alfabeto persa, así como álef (o alif) es la primera letra del alfabeto arábigo.

Como Aleph también se conoce al códice Sinaítico, un manuscrito de la Biblia que fue escrito alrededor del siglo IV después de Cristo.

Origen

Se registra el origen de la letra álef en la Edad de Bronce, unos mil años antes de Cristo, en el alfabeto protocananeo, que es el antecedente más lejano de nuestro alfabeto actual. Inicialmente, álef era un jeroglífico que representaba a un buey, y de allí pasó al alfabeto fenicio (’alp), al griego (A), al cirílico (A) y al latino (A). De hecho, si invertimos una A mayúscula podemos reconocer aún la cabeza de un buey y sus cuernos.

Álef en Matemáticas

En Matemáticas, álef es el signo gráfico, correspondiente a la letra hebrea א, empleado por Georg Cantor en la formulación de su teoría de conjuntos para representar la cardinalidad de los números infinitos, es decir, para ordenar los números transfinitos y así diferenciar los distintos tamaños de infinito. En este sentido, por ejemplo, álef cero sería el número cardinal de la serie de los números enteros; es el mayor de los números finitos cardinales y el menor de los números transfinitos cardinales.


Álef en Literatura

Como “El Aleph” se titula un cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges, al igual que el libro donde aparece recogido. Borges describe el Aleph como “una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor”, cuyo diámetro sería “de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba allí, sin disminución de tamaño”. Según Borges, el Aleph es el punto mítico del universo donde todos los actos, todos los tiempos (presente, pasado y futuro), ocupan “el mismo punto, sin superposición y sin transparencia”. De lo cual se desprende que el Aleph representa, tal como en Matemáticas, el infinito y, por extensión, el universo.

Aleph es también el título de una novela de Paulo Coelho, que se deriva de una interpretación mística del cuento de Jorge Luis Borges.


https://www.significados.com/aleph/

https://es.slideshare.net/AndreaSegura/el-aleph-12934008

jueves, 11 de julio de 2019

369. Provincias en pugna


Al escribir “Mística y Matices” conocí un mundo que me atrapó.  Al no contar con  medios con que ahondar una investigación profesional y considerar, que los ciudadanos de Morteros desconocemos las peripecias de sus orígenes, porque no existe material bibliográfico local que nos instruya, es por lo que me atrevo, con modestia, solicitar a ustedes una revisión académica de sus inicios como pueblo y su posterior publicación, trayendo a luz lo sucedido en aquel tiempo.
El arribo del primer tren en 1891, tiene antes toda una historia a conocer. Transcribo a continuación un relato  del Dr. Edgardo J. Rolla, 3er. Premio de “Los Juegos Florales” en ocasión del Cincuentenario de la ciudad, celebrado en el año 1944, sobre las razones que llevan a esta confusión de hoy, que tiene involucrado a Morteros.

“Cuando en 1890 llega el riel uniendo a Gálvez con Morteros ya la tierra está dividida: el ferrocarril reciario del progreso, es  así desde entonces nueva arteria por la que fluye la civilización que sigue llegando lenta pero constante, como los días, como las horas, con nuevos contingentes de hombres que van a hacer brotar y ondear espigas en la otrora lejana hirsutez del monte.
Hombres que ya no tienen la irreverente concepción del indio sino una religión definida, por lo que entorno a un ejemplo, al este de las líneas férreas, otro caserío se agrupa y adopta el nombre de pueblo Morteros a instancias de don Juan Beiro, el 21 de agosto de 1891.
Zona que es esta ha de estar para bien predestinada porque fue  varias veces propiedad incierta y discutida, como son las cosas que gravan su nombre a gran relieve en la historia: don Juan de Garay la sobrepasó en su  jurisdicción, como así don Gerónimo Luis de Cabrera, y luego en adelante fue parte de Santa Fe en su cantón de Sunchales, departamento de Las Colonias, como fue de Río Segundo y más tarde de San Justo de Córdoba. El fallo de la Suprema Corte de La Nación bajo la presidencia de don Saturnino M. Laspiur, la dejó posesión de Córdoba en 1882, pero el aporte inmigratorio sigue llegando en gran parte del este, de la misma corriente que iniciara  años antes don Aarón Castellanos y que ya hacía núcleo sólido en Esperanza.
Desde entonces la historia es la misma que la de todos los pueblos cuyo destino esta trazado por  hombres que trabajan; por hombres que amasan sus fuerzas, su constancia y su nobleza y producen generaciones aún más nobles que prosiguiendo ese comienzo ya dan la pauta de lo que será el mañana, viendo el Morteros de hoy, grande moral y materialmente. Donde enjundiosos labradores del espíritu hunden afanosos sus arados roturando las almas como los de otrora labraron la tierra para dejar unitiva semilla fraterna, seguro fruto para ese mañana”


Así termina el relato del Dr. Edgardo J. Rolla, donde trae a luz el conflicto entre dos provincias, que dio lugar a la confusión que hoy, necesita se aclare, para conocer fehacientemente el origen de esta comunidad.
Los antecedentes que descubrí en mi breve incursión por internet, en busca de información, necesita de documentos que avalen lo recopilado.
Que legitime además, el homenaje que se les debe a estos labradores que sudaron la tierra con la savia de su esfuerzo, que ni el sol y el frío, en su inclemencia, lograron que desistieran de sus ideales de trabajo y sacrificio, a ellos, démosles el lugar que corresponde a cada uno. 
Que unas vías de un tren que llegaron, luego de operaciones financieras que lo imaginaron antes, no les quite el lugar que merecen por haberse establecido. En estos lugares tan inhóspitos entonces, los agricultores se llevan los laureles.

                         Esperanza R. Chiapero
                                 


                                            


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...